06 de mayo de 2014
06.05.2014
Diario de Mallorca

¿Ya no hay marcha atrás? (y II)

un Grupo de Expertos ha publicado un informe que afirma que los efectos del cambio climático se están produciendo en todos los continentes y océanos

06.05.2014 | 19:17
Los excesos constructivos en las costas podrían tener consecuencias nefastas en el futuro...

Si hay dos días señalados como fechas clave en el calendario ambiental, estos son, sin duda, el día 22 de abril y el 5 de junio de cada año. El día 22 de abril, el martes pasado, fue el Día de la Tierra. El próximo día 5 de junio, el Día del Medio Ambiente. Son dos momentos de gran volumen informativo de carácter ambiental donde diferentes organizaciones, desde ecologistas a investigadoras, hacen públicos sus estudios sobre temas diversos relacionados con el medio ambiente. Si la experiencia marca estos días en rojo en el calendario, también indica que la información asociada a estos informes jamás es ni halagüeña ni portadora de buenas nuevas.

IPCC
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático es el órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático. Fue fundado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) a fin de que facilitase a las instancias normativas evaluaciones periódicas sobre la base científica del cambio climático, sus repercusiones y futuros riesgos, así como las opciones que existen para adaptarse al mismo y mitigar sus efectos. A finales de marzo, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicó el informe en el que se afirmaba que los efectos del cambio climático ya se están produciendo en todos los continentes y en los océanos. "El mundo, en muchos casos, está poco preparado para los riesgos del cambio climático", se apuntaba en el informe. En el documento también se llega a la conclusión de que es posible luchar contra esos riesgos, aunque serán difíciles de controlar con niveles elevados de calentamiento.

En el informe del Grupo de trabajo II del IPCC, titulado Cambio Climático 2014: Impacto, adaptación y vulnerabilidad, se detallan el impacto del cambio climático hasta la fecha, los riesgos futuros que se derivan de él y las posibles medidas efectivas con las que reducir esos riesgos. Para preparar el informe se seleccionaron en total 309 autores principales coordinadores, autores principales y editores-revisores procedentes de 70 países, que a su vez solicitaron la ayuda de 436 autores contribuyentes y un total de 1.729 revisores expertos y gubernamentales. En el estudio se llega a la conclusión de que responder al cambio climático supone tomar decisiones sobre los riesgos en un mundo cambiante. La naturaleza de los riesgos del cambio climático está cada vez más clara, aunque el cambio climático también seguirá dando sorpresas. Además, se indican las personas, las industrias y los ecosistemas de todo el mundo que son vulnerables. También se determina que los riesgos del cambio climático provienen del solapamiento entre la vulnerabilidad por falta de preparación y la exposición de personas o bienes en situación de riesgo, así como los peligros que desencadenan fenómenos o tendencias climáticos. Cada uno de esos tres componentes puede ser objeto de medidas selectivas que reduzcan los riesgos.

"Vivimos en una época en la que el cambio climático está causado por el hombre", declaró Vicente Barros, copresidente del Grupo de trabajo II. "En muchos casos no estamos preparados para los riesgos relacionados con el clima a los que ya nos enfrentamos. Invertir en una mejor preparación puede reportar dividendos en el presente y en el futuro", añade.

Pero no es, ni mucho menos, la única opinión en esta dirección. Según Chris Field, copresidente del Grupo de trabajo II, "ya se está empezando a producir una adaptación para reducir los riesgos derivados del cambio climático, pero se concede más importancia a reaccionar ante fenómenos ya ocurridos que a prepararse para la evolución futura. Y es que la adaptación al cambio climático no es un programa exótico que no se haya intentado nunca. "Los gobiernos, las empresas y las comunidades de todo el mundo están adquiriendo experiencias sobre la adaptación. Esas experiencias constituyen el punto de partida para lograr adaptaciones más audaces y ambiciosas que serán importantes a medida que continúen cambiando el clima y la sociedad", afirma Field.

Los riesgos futuros del cambio climático dependerán en gran medida de cuánto cambie el clima en el porvenir. Si aumenta la magnitud del calentamiento, serán más probables consecuencias graves y generalizadas que pueden ser inesperadas o irreversibles. "Con niveles elevados de calentamiento por el aumento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero será difícil controlar los riesgos y aunque se invierta de manera significativa y continuada en la adaptación nos encontraremos con limitaciones", asevera Field.

Greenpeace
Greenpeace quiso hacer coincidir la presentación de su informe con el Día de la Tierra, el pasado día 22 de abril, "puesto que la lucha contra el cambio climático y la preservación del Ártico es una de las batallas ambientales más importantes para todo el planeta", explican desde la organización ecologista. Y denuncian la amenaza mundial que supone la extracción de hidrocarburos en aguas profundas, tanto en el Ártico como en Canarias y Balears. Ahora, "la urgencia por proteger la última frontera es mayor que nunca puesto que la carrera por la destrucción del Ártico ya ha comenzado. El día 17 de abril Rusia se convirtió en el primer país en suministrar petróleo del Ártico. Se extrajeron 70.000 toneladas en alta mar provenientes de la plataforma Prirazlomnaya en Rusia", añaden.

 En el otro extremo, Greenpeace destaca que, tras casi tres años de campaña, Finlandia ha sido el primer país de la región ártica en reclamar un santuario para la zona. Además y hace tan solo un mes, el Parlamento europeo aprobó una Resolución en esta misma línea de protección. "Sin embargo, la Administración española permanece sin expresar qué futuro quiere para el Ártico mientras participa como observador en los foros donde se debate su futuro. El Ministerio de Exteriores y el de Medio Ambiente tienen mucho que decir sobre el Ártico y el cambio climático. España tiene estatus de observador en el Consejo Ártico, el foro político donde se reparte el pastel ártico", declara Mario Rodríguez, director de Greenpeace.

Para evidenciar los posibles efectos que el cambio climático y el deshielo del Ártico podrían tener en España, Greenpeace ha simulado en cuatro imágenes fotográficas cómo el aumento de las temperaturas, la subida del nivel del mar o las supertormentas afectarían a importantes sectores socioeconómicos, como el del vino o el turismo. La galería de imágenes que presenta Greenpeace, elaborada por los fotógrafos Pedro Armestre y Mario Gómez, es una prospección de futuro ´ficcionada´ de cómo podrían verse afectados cuatro puntos icónicos (Marbella, Benidorm, Donosti y un viñedo del nordeste peninsular) si no se frena el cambio climático y el Ártico desaparece. Además de los cambios climáticos y su comportamiento extremo, una costa muy urbanizada será un factor a tener en cuenta en un futuro cercano.

 Además, Greenpeace advierte de la aparición de nuevos escenarios de riesgo por la subida de las temperaturas y los cambios en la humedad como la aparición de enfermedades infecciosas debido a la ampliación de la zona geográfica donde habitan insectos como el mosquito tigre, que puede ser vector de enfermedades como el dengue o la fiebre amarilla. Las nuevas condiciones meteorológicas también aumentan el riesgo de incendios por el aumento de las temperaturas máximas y la disminución de la precipitación, lo que intensifica los riesgos humanos por la exposición al fuego.

 Y es que España es además uno de los países de Europa que se enfrenta a los costes más altos por la subida del nivel del mar, incrementándose el riesgo de vivir en la costa y la necesidad de reforzar las defensas costeras. Estas simulaciones pretenden ser una alerta para que el Gobierno de Rajoy se posicione a favor de la protección del Ártico. "Según los datos analizados por la organización ecologista, los cambios del Ártico están yendo más rápido de lo que pronosticaba en 2007 el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). En superficie se pierde casi un 14% por década, además en los últimos 12 años, se han batido cuatro nuevos récord de mínima extensión de hielo ártico (2002, 2005, 2007 y 2012), tanto que entre 2004 y 2008 se perdieron 1,54 millones de kilómetros cuadrados de superficie de mar helado en el Ártico, es decir, una tres veces el tamaño de España", explican desde Greenpeace.

Pero desde la organización ecologista van más allá. "Las tormentas del pasado invierno en nuestro país, con paseos marítimos destrozados y superolas de 20 metros son cada vez más frecuentes y señalan la importancia del Ártico, a pesar de estar a 5.000 kilómetros de distancia", afirma Pilar Marcos, responsable de la campaña de Ártico.

IRTA
El IRTA (Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries) organismo dependiente de la Generalitat de Catalunya participa mediante el Programa de Ecosistemas Acuáticos ubicado en el Centro de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) en el proyecto de investigación RISES-AM. El proyecto lleva por título Respuestas de las costas al cambio climático: estrategias innovadoras para adaptarse a escenarios extremos y se realizará entre 2013 y 2016. "El objetivo del proyecto es analizar los posibles impactos de los escenarios pesimistas del cambio climático en las costas más vulnerables como deltas, estuarios, ciudades portuarias e islas que se encuentran al nivel del mar y proponer medidas innovadoras para adaptarse a esta situación", aseguran fuentes del IRTA. El papel del IRTA en el proyecto será el de coordinación de casos de estudio local, entre los cuales se encuentra el delta del Ebro.

Estos escenarios implican trabajar a partir de un aumento de temperatura de 2ºC y una subida del nivel del mar de unos 80 centímetros a finales de este siglo, de acuerdo con el último informe del IPCC. El proyecto liderado por la Universidad Politécnica de Cataluña tiene un presupuesto total de 5.644.841 €, de los que la Unión Europea aporta 4.407.648 €. Cuenta con un total de 12 socios de seis países diferentes, entre los que destacan universidades y centros de investigación de Holanda, Alemania, Italia o Gran Bretaña.

El análisis de los futuros escenarios de cambio climático y de sus impactos se hará mediante modelos informáticos que se alimentarán con los datos generados en los últimos años: se considerarán diversas medidas de adaptación como la construcción de diques, la aportación de sedimentos o de arena a las playas. Más concretamente, el IRTA analizará los impactos de la subida del nivel del mar en humedales y arrozales del delta del Ebro y también coordinará el análisis de impactos en otros deltas del Mediterráneo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!


Lo último Lo más leído