La organización ecologista Greenpeace escenificó ayer la entrega de la 'Burbuja inmobiliaria de oro' de Baleares al Puerto de Andratx, como símbolo de la destrucción del litoral ocurrida en las islas en los últimos años.

La entidad ha entregado un total de diez 'burbujas de oro' en otros tantos puntos de la costa española, en municipios que ejemplifican la destrucción del litoral que refleja el último informe de la organización "Destrucción a toda costa 2013" presentado esta semana.

Los voluntarios de Greenpeace escenificaron las entregas simbólicas en diez ciudades costeras representativas del país para denunciar la situación de la devastada costa española, que la organización ecologista considera que se verá agravada con la reciente aprobación de la nueva Ley de Costas.

Baleares fue elegida entre los lugares donde realizar una de las entregas, por ser la segunda comunidad que más rápido ha destruido su costa durante los años de la llamada "burbuja inmobiliaria".

Según el informe, Calvià en Mallorca y Sant Josep de sa Talaia en Ibiza, son dos de los diez municipios españoles que han destruido más costa durante los años de la burbuja inmobiliaria y Baleares es la segunda comunidad que más rápido a dañado su litoral entre 1987 y 2005.

Durante el acto en el Puerto de Andratx, una voluntaria señaló que el "premio" ha recaído en las islas "por su mala gestión costera en los últimos años donde se ha permitido dañar el litoral en beneficio del cemento".

Los diez actos organizados en colaboración con el colectivo Basurama han consistido en la instalación de burbujas doradas inflables de 6 metros de diámetro, que se han colocado en plazas y paseos marítimos donde se ha invitado a la gente a dejar sus mensajes a favor de la conservación del litoral.

En Andalucía, la burbuja de Greenpeace brilló en la plaza Teresa Zabell de Fuengirola, en Asturias ante la playa El Sablón de Llanes, en Cantabria en la playa del Sardinero de Santander, en Cataluña en la plaça de Miquel Tarradell del Port Vell de Barcelona y en la comunidad Valenciana en la playa de la Malvarrosa.

En el caso de Galicia, el lugar elegido fue la playa de Samil de Vigo, en País Vasco la playa de Ereaga en Getxo, en Canarias el paseo de las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria, en Murcia la plaza Bohemia de La Manga del Mar Menor y en Madrid en la playa urbana de Madrid Río, en la orilla del Manzanares.