Cualquier fin de semana de otoño o invierno es suficiente para constatar el gran volumen de senderistas de la Serra de Tramuntana. Desde Andratx hasta Pollença, el trasiego de excursionistas se ha convertido en habitual en un espacio que hasta hace poco era casi desconocido para este tipo de turismo. Más de 200 kilómetros de caminos que transcurren por la Serra de Tramuntana que forman la ruta GR-221.

Situados estratégicamente se encuentran los refugios de montaña, instalaciones destinadas a facilitar la práctica del excursionismo, del senderismo y de otras actividades de montaña, así como de facilitar el contacto con la naturaleza. En este momento, el Departament de Medi Ambient del Consell de Mallorca gestiona cinco refugios de montaña: los de Son Amer, Tossals Verds, Muleta, Can Boi y Pont Romà,

Los refugios nacieron fruto de la restauración de antiguas cases de possessió como es el caso de Son Amer y Tossals Verds, ambos en Escorca; edificios singulares como el de Can Boi en Deià, que incluye una tafona o almazara restaurada, la antigua estación telegráfica de Muleta en el Port de Sóller o el Pont Romà en Pollença, un antiguo matadero. Todos los edificios fueron restaurados siguiendo las técnicas y tipologías constructivas tradicionales. Cuentan con dormitorios comunitarios, comedor, baños, cocina, y en el caso de Muleta, Tossals Verds y Son Amer, con sala de reuniones y tienen una capacidad que va de los 30 usuarios en el caso de Muleta y Tossals, los 32 de Can Boi y Pont Romà y los 54 de Son Amer.

A fin de ir incrementando la ruta, desde hace tiempo se preveía la restauración del refugio de La Trapa, situado en la finca de propiedad del GOB. Sin embargo, "vista la situación económica que estamos atravesando no será posible de momento. Hecho reconocido por el grupo ecologista GOB, propietario de la finca de La Trapa donde se encuentra ubicado el refugio que, consciente de la situación actual, nos solicitaron rescindir el convenio donde se contemplaba su restauración que ascendía a un presupuesto de 1.900.000 euros", explica Margalida Pocoví, directora insular de Medio Ambiente del Consell de Mallorca. Los refugios de montaña prestan sus servicios previa reserva que se puede efectuar on line a través de la página web del Consell de Mallorca (www.conselldemallorca.net).

A los refugios se accede a pie, como es el caso de Can Boi y Pont Romà mientras que en el caso de Muleta y Son Amer hay que dejar el coche y seguir caminando. En el caso de Tossals Verds se accede a pie siguiendo un camino de una hora de marcha aproximadamente. Los precios públicos son aprobados por el Consell de Mallorca. Así, por ejemplo, el alojamiento en las habitaciones colectivas cuesta 11 euros por persona, un menú normal de dos platos, postre y bebida, 10,50 euros.

Los usuarios de los refugios son en su mayoría excursionistas o senderistas que recorren la Ruta de Pedra en Sec, en su totalidad o en alguna etapa. También hay usuarios que utilizan los refugios como punto de partida de sus excursiones. Sin embargo, también existe un perfil de usuarios más familiar que utiliza los refugios como primera toma de contacto con la naturaleza. En cuanto a las nacionalidades, después de la española con un 51% de frecuencia, le siguen la alemana (30%) y la inglesa, si bien hay clientes de muchas nacionalidades. "Teniendo en cuenta los datos de usuarios que han pernoctado en los cuatro refugios que están abiertos, este 2012 ya han pasado más de 14.876 personas, suponiendo un incremento del 16% respecto a 2012", prosigue Margalida Pocoví.

Según las estadísticas, la temporada alta se concentra en otoño, invierno y primavera, la mejor época para practicar el senderismo y el excursionismo. En estos periodos también se concentra, como es natural, la ocupación en fines de semana. En verano los refugios más costeros, como los de Can Boi y Muleta, por su proximidad al mar, también tienen un atractivo añadido en verano.

En el caso de Can Boi el mes de agosto de 2011 el número de personas alojadas se multiplicó por cuatro y en el caso de Muleta por tres.

Recientemente diferentes estamentos se han hecho eco de cambios relacionados con la gestión de los refugios que impulsa el Consell de Mallorca. "Actualmente no hay ningún plan de privatización, lo que hay es una propuesta de externalización de la gestión. Esto significa que la titularidad del servicio seguirá siendo del Consell de Mallorca igual que seguirá asumiendo la responsabilidad de la gestión del servicio. En el caso de privatización, el Consell perdería toda responsabilidad sobre la gestión de los refugios. En principio, esta gestión externa está prevista para dos de los cinco refugios que forman parte de la red de refugios del Consell. Concretamente Can Boi en Deià y el Pont Romà en Pollença", apostilla Pocoví.

EL APUNTE

"Hemos puesto en marcha toda una serie de medidas para controlar los gastos y estas han llevado asociados una considerable disminución de las partidas de gasto. Comparando los datos de 2012 con los de 2011, se puede ver como se han reducido los gastos corrientes en un 29% y los gastos en productos alimentarios un 23%", desgrana Pocoví. Pero, ¿cómo se ha conseguido? "Instrucciones tan simples como tener las luces apagadas, reducción de horas de calefacción y control de temperatura; Unificar los productos de cafetería igual que los menús y los ingredientes; unificar productos de limpieza; Puesta en marcha de fichas de gasto que autoricen la compra de cualquier producto. Son algunas de las medidas", explica Margalida Pocoví.