El consumo de energía procedente de fuentes renovables en el 2010 en la Unión Europea fue del 12,4% del total, en comparación con el 11,7% de 2009 y el 10,5% de 2008.

En relación con las cifras estimadas para los diferentes Estados miembros, la mayor parte del consumo energético procedente de energías renovables en 2010 se produjo en Suecia (47,9% de fuentes de energía renovables en el consumo total), Letonia (32,6%), Finlandia (32,2%), Austria (30,1%) y Portugal (24,6%), y la más baja en Malta (0,4%), Luxemburgo (2,8%), el Reino Unido (3,2%) y Países Bajos (3,8%). Entre 2006 y 2010, todos los Estados miembros aumentaron su cuota de energías renovables en el consumo total. Los mayores incrementos se registraron en Estonia (del 16,1% en 2006 al 24,3% en 2010), Rumania (del 17,1% al 23,4%), Dinamarca (del 16,5% al ??22, 2 %), Suecia (de 42,7% a 47,9%) y España (del 9,0% al 13,8%). Estos incrementos responden a las políticas de cambio climático y energía adoptadas a finales 2008 por la UE, que proponen unos objetivos ambiciosos para 2020, entre los cuales está el de conseguir atender el 20% de las necesidades energéticas con energías renovables.

En cuanto a los fondos estructurales para el nuevo período, denominados Horizonte 2020, alcanzar un sistema con energía limpia, sostenible y segura se convierte en un aspecto prioritario para la UE. Así, se quiere fomentar la investigación básica de excelencia e innovación tecnológica, que está previsto que se destine un 50% más que en el 7º Programa Marco. También se quiere impulsar una red de infraestructuras energéticas más inteligentes, que en 2020 puedan distribuir un 30% de energía de fuentes renovables.

Sin embargo, la Comisión Europea espera que las aportaciones económicas de los estados incrementen y que los proyectos respondan a planificaciones estratégicas. Por ello, la Comisión Europea ha acordado con el Banco Europeo de Inversiones diferentes productos de financiación, tales como ELENA o JESSICA. Se pretende no sólo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también crear puestos de trabajo y reducir la dependencia energética.

Otro tema muy presente en la semana de la energía sostenible es uno de los ejes prioritarios de la Hoja de Ruta 2050, objetivos de reducciones de emisiones, a largo plazo, la gobernanza local. Los municipios deben pasar de ser consumidores exclusivamente a también productores de energía. Mediante el Pacto de Alcaldes y los instrumentos que propone este convenio, se quiere despertar la conciencia ciudadana hacia el cambio climático y la reducción de emisiones así como destacar la importancia de una buena planificación local.