Gabriel Alomar Garau es geógrafo por la Universitat de Barcelona (1996), y recientemente se ha doctorado en la Universitat de les Illes Balears con una tesis sobre la climatología y la geografía de la brisa marina de Mallorca. Ha sido miembro del equipo técnico de la candidatura de la Serra de Tramuntana-Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y compagina el ejercicio profesional con la docencia en la Universitat de les Illes Balears. Desde el año 2007 es presidente del Colegio de Geógrafos de Balears.

„¿A quién le importa el embat?

„Los estudios sobre el tiempo atmosférico y el clima han sido abordados principalmente por geógrafos y físicos, de manera que encontramos referencias a las brisas en muchos artículos científicos de la disciplina geográfica y la física, en los que se caracteriza el clima de las regiones costeras. Mallorca, por supuesto, no es una excepción, y de hecho el embat tiene en esta isla un carácter prototípico. Esto hace que en la previsión meteorológica que hace la Agencia Estatal de Meteorología para Mallorca, o las radios y televisiones locales, muy a menudo encontremos pronósticos como "brisas en las horas centrales del día". Los geógrafos siempre estamos interesados en la dimensión espacial de nuestros datos y nuestros resultados numéricos, así que cuando estudiamos un fenómeno meteorológico, nos interesamos más por el dónde se produce que no el cómo se produce. Además, para los geógrafos, debajo del fenómeno físico atmosférico está la actividad humana, así que también nos interesa estudiar cómo afecta el tiempo o el clima al territorio y a las poblaciones humanas.

„¿Qué influencia ha tenido este viento en Mallorca?

„Mallorca no puede considerarse una isla especialmente ventosa, excepto cuando hablamos de un fenómeno tan frecuente y cíclico como las brisas marinas, el embat, como se denomina localmente a este viento. Contra lo que se puede pensar y de manera un tanto insospechada, el embat tiene y ha tenido históricamente una enorme influencia en todos los ámbitos del asentamiento humano. En el ámbito territorial, ha condicionado la localización y el diseño de infraestructuras agrarias, arquitectónicas y urbanísticas. En el ámbito económico, ha condicionado la actividad agraria y pesquera y ahora lo hace con la actividad turística, el deporte y el ocio. Y en el ámbito cultural, el embat ha quedado perfectamente fijado en la cultura popular local. Luego, desde un punto de vista meteorológico, las brisas actúan como un mecanismo de formación de tormentas de verano.

„¿Qué aporta Google a la divulgación?

„Google Earth o Google Maps, que han puesto al alcance del público general cartografías, fotos aéreas y datos geográficos que antes estaban reservados a los investigadores o los analistas espaciales. Hay quien utiliza Google Earth no sólo para visualizar áreas de un territorio a diferentes escalas, sino como herramienta de análisis y de producción de mapas. Esto ha hecho que todos podamos actuar como geógrafos y, por tanto, se ha despertado el interés popular por la información geográfica. Por otra parte, se dice que aproximadamente un 80% de los datos corporativos de empresas y la Administración contiene algún tipo de información geográfica, es decir que incorpora unas coordenadas de localización, unos valores de distancia o de superficie, o un topónimo, que son ejemplos típicos de valor geográfico. Por eso, dentro del mercado de trabajo hay una enorme demanda de profesiones como la geografía, directamente relacionadas con la geolocalización.

„¿Salimos ganando con la declaración de la Serra de Tramuntana como patrimonio de la humanidad?

„El Colegio Oficial de Geógrafos apoyó oficialmente esa declaración, pero por este mismo motivo también exige una gestión responsable y ponderada del espacio declarado Patrimonio de la Humanidad. Esta marca no aporta nada nuevo a la conservación de los valores patrimoniales si no va acompañada de actuaciones serias y reales para mantener y reactivar la actividad agrícola y ganadera, que es la que realmente sustenta los valores paisajísticos, sobre todo en lo que se refiere a los espacios aterrazados de piedra seca y sus sistemas hidráulicos.

„¿Qué opina de la actual remodelación de la Playa de Palma?

„Sobre la Playa de Palma, la cifras son muy claras: más del 80% de la planta hotelera se cataloga en hoteles de 1, 2 y 3 estrellas. Con este panorama, si no se reinventa y se supera un modelo turístico caduco, la Playa de Palma podrá llegar a considerarse un espacio en ruina ambiental, en ruina urbanística y en ruina social. También hay que pensar que el éxito del cambio del modelo turístico dependerá del cambio del modelo de turistas que se consiga hacer. Hay una regla básica en toxicología según la cual "´la dosis hace el veneno". De acuerdo con esto, la cifra de turistas es tan elevada en Mallorca, que se vuelve un regalo envenado y perverso. Lo digo porque el turismo de masas acaba pervirtiendo todas las esferas de la sociedad balear: la esfera económica, porque actúa contra la diversificación de las actividades de producción y las alternativas económicas; la esfera territorial, porque las infraestructuras territoriales se han de adaptar para acoger a la masa turística, lo que requiere sobredimensionar las autopistas, los aparcamientos o los hoteles; la esfera ambiental, porque genera un enorme gasto de recursos hídricos y también un grave problema de residuos, que pagamos los residentes; y la esfera cultural, porque compromete la cultura que es la que precisamente sustenta la imagen de marca turística de Mallorca.

„¿Estamos perdiendo paisaje?

„Con el territorio y el paisaje ocurre una cosa y es que la planificación territorial y urbanística olvida su teórica finalidad que es establecer las condiciones para la felicidad social. Esto se hace controlando y planificando la densidad, el tamaño y la forma de la ciudad, cosa extensible al territorio. Muchos ciudadanos opinan que los parques son incómodos, que es difícil circular por las aceras, o que muchos edificios son feos y empeoran su ciudad o el paisaje rural. En definitiva, el territorio no nos satisface, pero somos incapaces de legislar a favor de que se cumpla esta exigencia de satisfacción. Legislar a favor de la satisfacción por el territorio significa preservar el suelo rústico sin pervertir su carácter agrícola. De hecho, la terciarización del suelo rústico en el futuro nos pasará una enorme factura paisajística.

„Haga una recomendación para los tiempos que corren.

„Con esta crisis ha aflorado buena parte de los errores del pasado, pero sobre todo se ha puesto de manifiesto una cosa: la incapacidad de los gobernantes y los legisladores de saber de dónde viene el viento, es decir una incapacidad de comprensión básica. En contextos de cambio como el actual sin duda se generan nuevas oportunidades, y la generación de riqueza se encuentra también en el territorio. En este sentido, tenemos los espacios periféricos de transición como el corredor del torrent Gros de Palma o el corredor del Parc de les Vies. En áreas como estas no se trata de suspender el crecimiento, sino de gestionarlo de una manera inteligente y con visión de futuro, resolviendo adecuadamente el ajustado equilibrio entre el campo y la ciudad. Todos ellos pueden atraer la inversión privada y planificarlos en una clave territorial renovada, ya que abren nuevas oportunidades de praxis urbanística y paisajística.