Una mañana de sábado, mercat de l´Olivar en Palma, los puestos de pescado están a rebosar, tanto de gente como de variedad de pescado. ¿De dónde viene? ¿Cuánto se pesca en Mallorca?

Según datos de la conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio del Govern de les Illes Balears, en las islas se declaran anualmente entre 3.000 y 4.000 toneladas de pescado y marisco; 3.600 en 2011. Unas estimaciones que para Mallorca el secretario de la Federació Balear de Confraries de Pescadors reduce, "las capturas de la flota pesquera de Mallorca se mantienen entre las 2.300 y las 2.700 toneladas", explica Antoni Garau. Pero, ¿está cuantificado el volumen de pesca que no se declara anualmente en Mallorca? "Para esta Federación, la pesca no declarada es aquella producida por la flota recreativa de la cual no se registran estadísticas y aquella llevada a cabo por flota peninsular que actúa en el mar balear y que no tenemos constancia de estadística de las capturas que produce", prosigue Garau.

Para encontrar un estudio que detalle el consumo de pescado en Balears impulsado por un organismo oficial en las islas, hay que remontarse hasta el 1990. Sí, el último estudio que se llevó a cabo fue hace 22 años. En él se concluyó que el pescado capturado solamente representaba el 20% del consumo total de los habitantes de Balears de aquellos tiempos. Pero mucho se ha cambiado desde los años noventa. Entre otros, la procedencia del pescado conasumido y los hábitos de consumo. A día de hoy se está consumiendo pescado de lugares remotos, antes alcanzables solo para la imaginación: merluza de Namibia, mero y espáridos del norte de África y perca del Nilo de de Tanzania. También pescado con origen americano: merluza de Argentina, Chile o Estados Unidos, langostinos de Ecuador y bogavantes de Canadá. El sudeste asiático también es otra despensa como la panga y langostinos jumbo de Vietnam.

Sin embargo el papel es una cosa y la realidad es otra, y apunta el elevado fraude que se registra en cuanto al verdadero origen del pescado que se importa, especialmente el de fuera de Europa, falseando su origen.

merma de caladeros

En términos generales, la mayoría del pescado consumido proviene de territorio europeo, tanto de fuera de la Unión Europea como el salmón de Noruega como de dentro de la Unión como el lenguado, el rape, la merluza, los centollos? De la península ibérica proceden básicamente el llop, las doradas y los rodaballos de acuicultura así como los mejillones y el resto de marisco con concha como navajas o almejas. Y es que la merma de los caladeros ha llevado al aumento de la cría en cautividad de individuos en piscifactorías y en criaderos o hacheries. Son instalaciones de engorde de individuos, principalmente de doradas y lubinas como la situada en el Coll d´en Rebassa en el término municipal de Palma.

Y es que en un informe reciente sobre la sobrepesca llevado a cabo por la Comisión Europea se hace un llamamiento a hacer cambios sustanciales en la política de la Unión Europea. El documento demuestra que los esfuerzos de los estados miembros hechos en 2010 para hacer compatibles capacidades y oportunidades de pesca no son suficientes para llegar a niveles de gestión sostenible de la pesca. Así, se desprende que el principal obstáculo para asegurar la viabilidad de las poblaciones de peces es la excesiva capacidad de la flota de los estados miembros. De esta manera, la Comisión pretende que este sea un aspecto prioritario en la reforma de la política pesquera común.

Con datos de 2010 aportados por los estados miembros, se indica que las reducciones de capacidad durante el año 2010 han supuesto un 3,6% en el tonelaje y un 2% en potencia, siguiendo la tendencia de años anteriores. Las ayudas públicas para disminuir la capacidad de las flotas para el 2010 se redujeron en consideración a 2009 y se concentraron en unos pocos estados miembros. España, Italia y Francia representan el 80% de la reducción del tonelaje total hecho con financiación pública y el 50% de la reducción total. En cuanto a la potencia de los barcos, el informe expone la dificultad para verificar si la potencia del motor se indica correctamente y la poca veracidad de los datos, a pesar de tener unos indicadores bien definidos

Los estados miembros tienen la responsabilidad de propiciar la reducción en la capacidad de la pesca, con o sin el uso de fondos públicos, con la finalidad de conseguir un equilibrio de la capacidad pesquera y las posibilidades de pesca. No obstante, el sector también tiene que mostrar predisposición para hacer este cambio. Al ritmo actual, las reducciones de la capacidad son parcialmente compensadas por el progreso tecnológico, hecho que dificultará la eliminación del exceso de capacidad a corto plazo si no se realizan cambios a la política actual

El informe concluye indicando que el exceso de capacidad sigue siendo uno de los principales obstáculos en el camino hacia una pesca sostenible, a pesar que los estados miembros hayan mantenido la capacidad dentro de los límites permitidos y poniendo en duda la eficacia de los subsidios públicos para la reducción de las flotas. En el caso de Mallorca y echando la vista atrás, en estos últimos 10 años "mientras que la flota se ha reducido, la actual es más competitiva. Por tanto, mantenemos un buen equilibrio entre esfuerzo pesquero y recursos, con un nivel de captura estable", explica Garau.

En el proceso de la reforma de la Política Pesquera Común, la Comisión ha propuesto que los estados miembros introduzcan un sistema de concesiones transferibles de pesca para los barcos más grandes así como la prohibición de los rechazos para el 2016. Paralelamente, la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo ha destacado que la poca gestión actual de las flotas pesqueras de la Unión Europea supone la sobreexplotación del 75% de las poblaciones y que esto implica un coste para la UE de 1.800 millones de euros.