Prohens no se muestra preocupada por el anuncio de Vox de romper con el PP

La presidenta afirma que no ha incumplido ningún compromiso y sostiene que la aceptación de los diez menores migrantes era un acuerdo que data del año 2022

Prohens realizó esta mañana una visita a las instalaciones de Aspace

Prohens realizó esta mañana una visita a las instalaciones de Aspace / J.F.M.

 La presidenta del Govern ha afirmado esta mañana que no se siente preocupada ante el anuncio de Vox nacional de dar por rotos los pactos de gobierno con las comunidades autónomas que hubieran aceptado asumir la tutela de menores migrantes, tras alcanzar un acuerdo con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Prohens, que esta mañana ha realizado una visita a las instalaciones de Aspace, ha asegurado que su gobierno no ha incumplido ninguno de los acuerdos que se firmaron con los representantes de Vox y que hasta el momento, ni ella, ni la consellera de Asuntos Sociales, Catalina Cirer, habían recibido ninguna llamada , quejándose de la decisión de acoger a diez menores migrantes.

La líder del PP recordó que inicialmente el Gobierno proponía que la comunidad balear se hiciera cargo de 20 menores, pero que finalmente se acordó que sería la mitad. Y ello se debió, sobre todo, porque en estos momentos Baleares se ha convertido en una zona de entrada de migrantes y la comunidad ya no dispone de más espacio para atender a estos chicos, a los que se les ofrece techo, alimentación y educación hasta que cumplen la mayoría de edad. A partir de ese momento reciben una paga de emancipación. Prohens recordó que las instalaciones que se disponen en las islas sufren una sobreocupación de más del 650%, por lo que consideró que “en estos momentos es imposible” aceptar a mas menores no acompañados, sobre todo por la falta de espacio. “Los menores que llegan a Baleares en patera nos lo quedamos nosotros, no lo enviamos a otra comunidad autónoma”.

La presidenta del Govern, ante las críticas de Vox por la decisión adoptada con los gobiernos a los que presta su apoyo, recordó que este acuerdo de reparto se adoptó en el año 2022, antes de que el PP ganara las elecciones en Baleares, por lo que consideró que su Ejecutivo no había incumplido ningún acuerdo.

Prohens se mostró muy dura con la política migratoria que está realizando el Gobierno de Pedro Sánchez y sobre todo su intención de que el problema de la llegada de tantos menores migrantes tenga que ser resuelto por las comunidades autónomas y no por el Ejecutivo central. La presidenta exigió un cambio de la política exterior, con las vigilancia en las costas, para intentar evitar que las mafias puedan operar y trasladar las embarcaciones con migrantes a las costas europeas.

Recordó también que este año las cifras de llegadas de pateras a Baleares se han disparado y señaló que todo apunta a que este fenómeno continuará repitiéndose en las próximas semanas. Por ello, la administración debe buscar una solución rápida para atender a estos menores que entran en patera a las islas, recordando que se trata de una cuestión humanitaria, sobre todo teniendo en cuenta que se está hablando de niños en una situación muy complicada.

La presidenta volvió a recordar que en estos momentos en las islas se presta atención a más de 300 menores no acompañados, de allí que las instalaciones con las que cuenta los consells insulares ya están más que sobreocupadas. Pese al compromiso adquirido con el Gobierno sobre la aceptación de diez menores, Prohens señaló que se ha solicitado un tiempo de espera, ya que en estos momentos no pueden ser enviados a Baleares por la falta de espacio.

Por su parte, la consellera Catalina Cirer también incidió en el grave problema social que representa la llegada de tantos menores y recordó que estos chicos reciben el mismo tratamiento y la misma atención, que el resto de niños cuya tutela está bajo la responsabilidad de las comunidades autónomas.

Cirer declaró que en la última oleada de pateras llegada ayer a las islas, entre los ocupantes, había otros siete menores, que también serán acogidos por la comunidad autónoma. La consellera afirmó que el Govern no aceptará ninguna discriminación, ya que mientras el Gobierno Central se ha comprometido a pagar 529.000 euros por la atención de los diez menores, los gastos que generan el resto de chicos corre a cargo de la comunidad autónoma. Cirer sostuvo que el foco del problema no debería centrarse en la postura que ha mostrado Vox sobre esta negociación, sino por la dificultad que representa hacerse cargo de estos chicos, sobre todo en las comunidades que se han convertido en zona de llegada de las pateras, como es el caso de Baleares.

La consellera, al igual que ya dijo la presidenta Prohens, también mantuvo que este problema es ya tan grave que debería ser analizado a través de un encuentro de presidentes de las comunidades autónomas. Cirer volvió afirmar que Baleares, pese a su intento de ser solidario con el resto de comunidades, no está en condiciones de recibir a más migrantes menores, porque no se dispone de espacio para poder atenderlos dignamente.