Vivienda

El Govern quiere ofrecer unos 3.000 pisos para alquilar un 30% más baratos

El plan que se iniciará en otoño pretende que viviendas vacías de pequeños propietarios salgan al mercado para residentes desde hace al menos 5 años

Reunión de la Mesa de la Vivienda celebrada hoy

Reunión de la Mesa de la Vivienda celebrada hoy / CAIB

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

El Govern va a poner en marcha durante el próximo otoño el programa ‘Alquiler seguro’con el que va a intentar que en una primera fase salgan al mercado entre 2.000 y 3.000 viviendas con un precio que se sitúe hasta un 30% por debajo del de mercado, según ha anunciado hoy la presidenta del Govern, Marga Prohens.

El plan del Ejecutivo balear es ofrecer a los pequeños propietarios de pisos (no se incluye a los grandes tenedores) que hayan estado vacíos durante los seis meses anteriores o en los que no figure nadie empadronado durante el último año el pago de un alquiler algo inferior al de mercado pero con la garantía de que va a cobrar esa renta sin interrupciones y que el inmueble le será devuelto sin haber sufrido deterioros.

Precio limitado

El precio que la Administración va a pagarle tendrá límites dependiendo de cada isla y será negociado a través de agentes inmobiliarios o administradores de firmas, para lo que se firmará un convenio con sus respectivos colegios profesionales.

Una vez obtenidos estos pisos, será el Govern el que los ofrezca colectivos como familias de clase media y jóvenes, con un alquiler que se pretende que sea hasta un 30% inferior al de mercado.

Estas personas tendrán fijado un límite en sus ingresos, estarán obligadas a empadronarse en ese piso y se les exigirá la misma documentación que con un alquiler particular, como disponer de un contrato de trabajo, contar con un aval o presentar la declaración de la renta de años anteriores, con el fin de demostrar su solvencia económica.

Deberán de asumir contractualmente la obligación de devolver el inmueble en las mismas condiciones en las que los recibieron cuando concluya ese alquiler.

Además, deberán de haber residido en las islas durante al menos cinco años, y la vivienda deberá de ser su residencia habitual y permanente durante la vigencia del contrato para evitar que se destine a otros usos como el alquiler turístico.

Marga Prohens, presidenta del Govern.

Marga Prohens, presidenta del Govern. / CAIB

Importes sin especificar

Durante la presentación de este plan, Prohens ha estado acompañada por la consellera de Territorio, Marta Vidal, y por el director general de Vivienda, José Francisco Reynés, y alegando que se trata de un programa «vivo» no se ha concretado el precio máximo que el Govern va a pagar al propietario (más allá del comentario de la consellera de que el Govern «no se chupa el dedo» y no se van a abonar según qué importes que favorezcan la especulación) ni tampoco que gama de alquileres se van a cobrar a los inquilinos, alegando que la situación es diferente en cada isla.

La presidenta se ha mostrado convencida de que habrá pequeños propietarios que actualmente no sacan su piso al mercado del alquiler por miedo a que sufra daños o a que termine en manos de okupas que no abonan las rentas, y que ante las garantías que se les van a dar se animarán ahora a ofrecerlos al propio Govern, aunque sea a cambio de precios algo más bajos. Estos inmuebles deberán tener una antigüedad de al menos tres años.

Este plan ha sido presentado tras la reunión de la Mesa de la Vivienda de Balears, a la que han asistido una treintena de representantes del sector, como patronales, colegios profesionales, consumidores, sindicatos y administraciones.

Durante la reunión se ha hecho un nuevo balance de las medidas que el Ejecutivo ha puesto en marcha para impulsar la vivienda a precios asequibles, con una estimación de que durante esta primera fase se conseguirán unas 7.000 residencias. A las 3.000 del plan de alquiler seguro se suman unas 4.000 fruto del primer decreto que se probó (con el que se permitía, por ejemplo, la transformación de comercios en residencias) y del programa ‘Construir para alquilar’, y unas 600 de las nuevas promociones de vivienda del IBAVI.

Pago de ayudas

También se ha puesto en valor la inminente creación del Observatorio de la Vivienda, con el que se pretenden obtener los datos necesarios para conocer la situación balear, y que se haya agilizado el pago de las ayudas al alquiler, para el acceso a una hipoteca y para la rehabilitación energética.

Tras este encuentro, el decano del Colegio de Arquitectos de Balears, Bernat Nadal; el presidente de los agentes de la propiedad inmobiliaria, José Miguel Artieda; el presidente del Colegio de Aparejadores, Luis Alfonso de León; el secretario del Colegio de Administradores de Fincas, Bernat Seguí; y la gerente de la patronal de constructores, Sandra Verger, han valorado el plan de actuaciones del Govern, con mención especial al citado observatorio. Más crítico ha sido el presidente de la asociación de consumidores Consubal, Alfonso Rodríguez, que lamentó la falta de concreción de las medidas y el riesgo de generar especulación con ellas.