PP y Vox no contemplan romper en Baleares aunque los ultras acatarán lo que diga Madrid

Las formaciones se mantienen a la espera del alcance del órdago de Santiago Abascal

Marga Prohens avisa que la situación de las islas «es límite» por la «sobreocupación» de los centros de menores

La presidenta del Govern, Marga Prohens, junto a la portavoz de Vox, Idoia Ribas

La presidenta del Govern, Marga Prohens, junto a la portavoz de Vox, Idoia Ribas / B. Ramon

Europa Press

Ni Vox ni PP en Baleares están por la labor de romper su pacto por los diez menores no acompañados que el Govern ha aceptado acoger en las islas. Fuentes sondeadas por este diario en ambos partidos no contemplaban rupturas ayer, máxime por el número de menores asignados, solo diez.

No obstante, ambas formaciones se someterán a lo que diga Madrid y acatarán sus órdenes. Los ultras, pese a las divisiones internas dentro de la formación autonómica, se mantienen a la espera del alcance del órdago del presidente de Vox, Santiago Abascal, que ha dado por rotos todos los pactos de gobierno autonómicos con el PP y ha convocado de urgencia a la dirección del partido.

Igualmente, Baleares es uno de los territorios menos complicados en este asunto, porque solo hay cargos de Vox en el Consell de Mallorca. En el Govern y el Ayuntamiento de Palma, los ultras únicamente tienen acuerdos de gobernabilidad con el PP, pero no ostentan cargos dentro del equipo de gobierno. En cualquier caso, unos y otros harán lo que dicten sus respectivas direcciones nacionales desde Madrid, según las citadas fuentes.

Cabe recordar que Vox ha convocado a su Comité Ejecutivo Nacional a las 18:30 horas en su sede en Bambú, después de que Abascal haya acusado al presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, de "dinamitar" todos los pactos aceptando la acogida de 400 menores no acompañados en los territorios en los que gobierna.

Antes de la reunión en Tenerife que acordó el reparto de menores, encuentro que se dilató en el tiempo hasta pasadas las once de la noche, en Baleares la presidenta del PP, Marga Prohens, ya había advertido que el "problema de acogida de menores no acompañados no se soluciona haciendo un reparto y solo hablando de números sin poner ninguna otra medida sobre la mesa".

La jefa del Consolat avisó ayer de que Baleares cumplirá la ley, pero su situación "es límite". "Tenemos unos centros de atención a los menores con un 650 por ciento de sobreocupación", insistió a preguntas de los medios de comunicación, destacando que las islas se han convertido en "perceptoras de inmigración irregular" y tienen ahora "el peor dato en cuanto a recepción en la ruta con Argelia de toda la historia de Baleares".

En esta línea, achacó al Estado "un problema bastante grave como para no haber convocado una conferencia de presidentes". "Reclamo esta singularidad de las islas y al Gobierno de España que, de una vez por todas, deje de imponer y empiece a escuchar", reiteró Prohens, afirmando que el de la inmigración irregular es "un problema estatal, del Gobierno de España, que está intentando trasladar a las comunidades autónomas".

Interrogada también por la amenaza reiterada de Vox a nivel nacional, aseguró que no había hablado con los ultras sobre el tema: "No he tenido esa conversación con Vox. Sé cuál es su posición estatal, pero conmigo no han tenido esta conversación", insistió.