Medio ambiente

Navegar despacio para salvar cetáceos

Varias organizaciones ambientalistas piden al Gobierno que incluya por primera vez u límite de velocidad para los barcos. Concretamente, para proteger a cetáceos que transiten el Corredor Mediterráneo para migrar

Una ballena realizando su tránsito migratorio por el Mediterráneo.

Una ballena realizando su tránsito migratorio por el Mediterráneo. / OCEANCARE

Una de las especies que se están viendo en mayor peligro son los cetáceos. Esta clasificación de mamíferos marinos, que incluye ballenas, cachalotes o rorcuales comunes, se ve amenazada por la velocidad de los barcos. De hecho, expertos señalan que el 80% de las muertes que se dan en el Mediterráneo se debe a choques con barcos y buques. Es por eso que varias organizaciones ambientalistas piden al Gobierno que incluya por primera vez un límite de velocidad para los barcos. Concretamente, para proteger a los cetáceos que transiten el Corredor de migración de Cetáceos del Mediterráneo. Se trata de una enorme área marina que abarca 46.385 kilómetros cuadrados entre Balears, Cataluña y Comunidad Valenciana. Entre las asociaciones que han interpelado al Ejecutivo central resaltan OceanCare, Fondo Mundial para la Naturaleza, Client Earth, Oceana, Fundación Marilles, GOB o Save the Med.

Ayer por la mañana se celebraron unas jornadas en la sede de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para sensibilizar sobre la importancia de reducir la velocidad de los barcos en la protección de las grandes ballenas en el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo. Una de las conferencias que fue impartida por el responsable de Espacios Marinos Protegidos de la Fundación Marilles, Pablo Rodríguez.

«Las implicaciones a nivel del mar balear, más allá de las aguas interiores que gestiona la CAIB, lo ideal sería la disminución de la velocidad», señala Rodríguez. No obstante, subraya la necesidad de diferenciar los distintos tipos de transportes: «Obviamente, teniendo en cuenta que la velocidad de los ferris tendrían que disfrutar de unos criterios especiales, que no pongan en peligro sus servicios. Es decir, principalmente hay que tener en cuenta grandes buques de transporte de mercancías y también barcos privados como podrían ser yates, que rebasan grandes velocidades».

En este sentido, quieren limitar la velocidad de los barcos a 10 nudos, una cifra que equivale a 18,5 km/h. «Ayer estuvimos en Madrid para pedir esta reducción en presencia del Secretario de Estado de Medio Ambiente, la presidenta de la comisión de Transición Ecológica del Congreso de los Diputados y otras autoridades. Lo estamos elevando al Ejecutivo, pero también al Legislativo», manifiesta Rodríguez.

Un camino largo

A pesar de las jornadas celebradas ayer, Rodríguez adelanta que las que se van a tener en cuenta se van a celebrar en octubre o noviembre «El proceso participativo comenzará en otoño», declara. Sin embargo, Rodríguez avisa que tienen que recorrer un largo camino para que pueda ver la luz. «Vamos a presentar la propuesta. Se tiene que hablar con el sector naviero, pesquero, gobierno estatal, gobiernos autonómicos e incluso con Europa», sostiene el responsable de Marilles.

Suscríbete para seguir leyendo