Tres inmersiones y nueve horas bajo el agua para conseguir un tesoro de más de 65.000 euros en Mallorca

Un danés perdió un carísimo reloj mientras nadaba en el mar en el verano de 2023 y encargó a Giorgio que lo buscara

Giorgio muestra el reloj que tardó un año en recuperar.

Giorgio muestra el reloj que tardó un año en recuperar.

Simone Werner

Se trata, con diferencia, del objeto más caro que el buceador aficionado Giorgio haya encontrado bajo el agua: el martes (2 de julio), el hombre de 38 años logró encontrar un objeto valorado en 65.000 euros cerca del Port de sa Pedra de s'Ase (Banyalbufar). Un costoso reloj Patek Philippe Aquanaut Travel Time se encontraba entre las algas marinas a una profundidad de diez metros. El reloj lo perdió un danés durante unas vacaciones en Mallorca en el verano de 2023. Al parecer, la correa del se había soltado y el reloj se había hundido en el fondo del mar mientras nadaba. Allí permanecioó durante un año entero.

Fueron necesarios tres intentos hasta que el buzo aficionado Giorgio de "Mallorcadetecting" finalmente pudo localizarlo entre las algas. "En total estuve casi nueve horas bajo el agua y al final busqué el reloj mediante un sistema de marcado especialmente desarrollado para este complicado caso ", dice el diseñador industrial de formación, que junto a su novia Caro pasa su tiempo libre buscando anillos de compromiso perdidos, alianzas de boda , etc.

Giorgio explicó que tuvo que hacer frente a multitud de contratiempos: a la granprodundidad a la que se encontraba el reloj -más de diez metros- se sumaba llas densas praderas de algas, que inutilizaban el sofisticado y costoso detector de metales del buceador y el difícil acceso a la zona del  Port de sa Pedra de s'Ase.

Giorgio rastrea el fondo marino con su potente detector de metales

Giorgio rastrea el fondo marino con su potente detector de metales / Privado

Mejor desde Andratx

A pesar de las dificultades, la pareja decidió coger el barco desde Andratx hasta el lugar en cuestión. Una primera inmersión totalmente infructuosa les llevó a decidir suspender la búsqueda. Sin embargo, la insistencia del cliente, que no quería renunciar a su carísimo reloj, les llevó a replantearse la situación y a intentar buscar soluciones.

Hace un mes, llevaron a cabo un segundo intento. Giorgio estuvo bajo el agua durante un total de cinco horas pero el resultado fue el mismo: nada. No obstante, una inmersión tan larga brinda muchas horas para pensar y, sin el reloj, regresó del mar con una idea. " Soy diseñador industrial y quería mejorar el sistema de búsqueda". Así se le ocurrió un nuevo sistema de marcado hecho con botellas de plástico que, sin duda, le ayudaría a recuperar la joya.

Imagen del sistema ideado por Giorgio

Imagen del sistema ideado por Giorgio / Privado

Tercera operación de buceo con sistema de marcado de invención propia

Lo utilizó durante la tercera inmersión el pasado 2 de julio. "Tenía una boya central como marcador de punto medio, que bajé en la posición GPS del último marcador de anclaje. También arrojé otros 24 marcadores al agua", explica Giorgio. Parte del sistema incluía botellas de plástico de 2 litros llenas de arena. Se les sujetaron botellas de plástico de 0,5 litros con un cordón de un metro y medio de largo. "Las botellas pequeñas estaban numeradas del 1 al 24 y se mantenían en el agua gracias a la flotabilidad de la cuerda, las grandes con arena en el fondo. Así que preparé una red y luego dividí el área en botellas más pequeñas. Las busqué con el detector " dijo Giorgio.

Primera falsa alarma

El detector de metales sonó tres o cuatro veces. Falsa alarma . "Había latas y pequeñas piezas de metal, pero no el reloj", afirma Giorgio, que se sorprendió mucho al encontrar objetos de este tipo lejos de la civilización. En un momento dado, el detector de metales volvió a sonar. Y allí estaba, cubierto de coral y algo oxidado, pero aún en funcionamiento, el reloj de lujo que su propietario deseaba recuperar porque era una reliquia familiar que quería heredar a su hijo.

“Me asusté de alegría bajo el agua y luego fui directamente a la superficie para contarle la buena noticia al danés, que quiere permanecer en el anonimato”, dice Giorgio. El dueño del reloj, que seguía desde el barco el trbajo de Giorgio, comenzó a gritar de alegría tras saber que habían recuperado el reloj.“Inmediatamente informó a su hijo, quien tampoco podía creer su suerte ”, dice Giorgio.

El relojo recuperado

El relojo recuperado / Privado

¿Comision de intermediario?

A pesar de la compleja operación para recuperar el reloj, Giorgio no quiso cobrar por su trabajo. "El propietario del reloj tiene una conocida cadena de confitería y panadería en Dinamarca, y mi esposa dirige aquí una agencia de publicidad para las redes sociales. Después del hallazgo, nos sentamos y discutimos cómo podría ayudarnos", dice Giorgio, que hace estas búsquedas como hobby desde hace cuatro años. Posteriormente se incorporó su compañera Caro. "Comenzó como un hobby. Una vez vi un reportaje al respecto y compré un detector de metales. Estuvo dos años en un rincón  hasta que poco a poco me volví dependiente de él", explicó Giorgio.