Educación

Casi 40 familias denuncian falta de equidad por las zonas escolares en Palma

Los padres critican la medida de Educación por haberlos dejado sin plaza en el colegio que habían escogido y piden a la Conselleria que dé marcha atrás

Imagen del aula vacía de un colegio.

Imagen del aula vacía de un colegio. / E. P.

Irene R. Aguado

Irene R. Aguado

Casi 40 familias de distintos colegios han denunciado en un escrito dirigido a la conselleria de Educación la decisión de reducir las zonas escolares de Palma de ocho a tres, una medida que, según aseguran, las ha dejado sin plaza en el centro educativo que habían escogido como primera opción.

En el escrito, dirigido al conseller del ramo, Antoni Vera, las familias exponen que con esta división de zonas no se ha tenido en cuenta las diferencias de población en los barrios de Palma, lo que ha creado «un desequilibrio de plazas» entre las zonas A, B y C. Los perjudicados, lamentan, han sido los barrios con más población, donde muchos se verán obligados a desplazarse más lejos para ir al colegio.

En concreto, los miembros que han firmado la carta son padres, madres y representantes de niños que el año que viene cursarán cuarto de Infantil. En muchos centros escolares de Palma, avisan las familias, ha habido un nivel de escolarización muy alto para este curso (ahora que el lugar de residencia condiciona menos para escoger colegio) y muchas familias se han quedado sin plaza en el centro que habían elegido como primera opción, el más próximo a su casa. Incluso en algunos casos, señalan, los niños no han sido admitidos en ninguna de las cinco opciones que se podían elegir. En el escrito ponen hasta diez ejemplos como el CEIP Aina Moll, el CEIP de Pràctiques o el CC Sant Pere, centros en los que el número de solicitudes ha sido mucho mayor que el número de plazas que se ofertaban.

Que los menores puedan ir a una escuela de proximidad, subrayan las familias, «es un derecho que debería quedar garantizado por el sistema de escolarización», pues lo contrario complica la organización familiar, dificulta la conciliación y aumenta los gastos en casa, ya que hay que recurrir a servicios matinales, comedor, extraescolares, autobuses o más gasolina.

Por estas razones, entre otras, las familias exigen a la Conselleria que recule en la medida que ha tomado a petición de Vox y que, en principio, allana el camino para que en el curso siguiente toda Palma sea zona escolar única. También piden ampliar las ratios hasta 25 niños por aula en los centros de alta demanda, y crear nuevas líneas en estos colegios siempre que las instalaciones lo permitan, además de revisar el sistema de baremos para establecer uno «más equitativo» de cara al próximo curso.

Suscríbete para seguir leyendo