Investigación

¿Esto que hace mi hijo es normal o he de buscar ayuda?

En plena crisis de salud mental infantojuvenil, la UIB impulsa GroWinApp, una aplicación con cuestionarios para familias con la que se impulsará un banco de datos abiertos sobre el bienestar psicológico de los niños: se crearían así una especie de ‘percentiles’ para establecer cuándo hay que plantearse actuar

Así es GroWinAPP, el proyecto creado en la UIB para promover la salud mental de los jóvenes

Guillem Bosch

Mar Ferragut Rámiz

Mar Ferragut Rámiz

No hay pregunta que inquiete más a un padre: ¿Esto que hace mi hijo es normal? Está asumido que los niños tienen rabietas, que su capacidad de concentración es limitada, que a veces cuando son muy pequeños pegan o muerden para expresarse, que no siempre hacen lo que se les dice que hagan, que las pantallas les atraen... Pero, ¿en qué momento estos comportamientos pasan de ser algo normal a ser síntoma de un malestar psicológico, de algo que requiere orientación y ayuda profesional?

Esa es la pregunta. Y es difícil de contestar. Para empezar, y aunque estemos en un momento de gran conciencia social sobre la crisis de salud mental infantojuvenil que se extiende, faltan datos generales abiertos para su consulta: aunque parezca increíble, no hay una ‘gran foto’ del estado psicológico de los niños y jóvenes accesible para todos los investigadores y profesionales implicados.

Esta carencia de datos llama todavía más la atención cuando recordamos que la infancia «es un momento clave» para la salud mental. En esta etapa de la vida, los trastornos que podemos padecer en la madurez aún no han comenzado o no se han cronificado, por lo que, señalan los expertos, «es el momento idóneo» para prevenirlos. Sin embargo, los profesionales que trabajan en el ámbito de la salud mental infantil se enfrentan a este problema armados con pocos datos. A diferencia de otros profesionales, que tienen datos sobre la evolución de diferentes indicadores de salud a lo largo de los años (como los famosos ‘percentiles’ de peso y altura), en el caso de la salud mental la falta de datos fiables «dificulta la detección de problemas y, por tanto, la prevención».

Maria Balle, profesora de Psicología, y una de las principales impulsoras (junto a Jordi Llabrés).  | G.BOSCH

Maria Balle, profesora de Psicología, y una de las principales impulsoras (junto a Jordi Llabrés). | G.BOSCH / mar ferragut

Por ello, desde la Universitat de les Illes Balears, miembros del grupo de investigación en Neurociencia Cognitivo-Afectiva y Psicología Clínica (CANCLIP) y del Laboratorio de Conducta y Tecnología (BATLAB) están creando un repositorio digital de información psicológica de la población de las Baleares de entre 6 y 12 años.

¿Cómo? Primero, necesitan recopilar la información que ofrezcan las familias y para ello, para mejorar la investigación en salud mental y promover el bienestar psicológico de niños y jóvenes, han creado una aplicación: GroWinApp.

La idea de GroWinApp, explica Maria Balle, profesora de Psicología y una de las impulsoras junto a Jordi Llabrés, es crear un repositorio digital de datos sobre comportamiento infantil que ayude a la comunidad científica en la promoción de la salud mental. El hecho de hacerlo a través de una app supera además las limitaciones del formulario de papel, ya que la aplicación puede enviar mensajes para que los padres respondan un cuestionario determinado en un momento concreto, lo que proporciona a los investigadores más información.

Las familias que se animan a participar y a rellenar cuestionarios sobre el comportamiento de sus hijos tienen acceso a contenidos relacionados con las múltiples preguntas que genera la crianza: las dudas de toda la vida («¿Cómo ayudar a mi hijo si tiene pesadillas?») y también las de los últimos tiempos («¿Cómo hago para que mi hijo haga un uso saludable de los videojuegos?»).

El blog está lleno de entradas redactadas por los investigadores del proyecto basadas siempre en la evidencia científica, subraya Balle, que hace años que trabaja en esta línea (su tesis doctoral versó sobre los factores de riesgo para desarrollar la ansiedad en la infancia y adolescencia).

Detalles de los cuestionarios.

Detalles de los cuestionarios. / Guillem Bosch

Ese afán informativo de los padres para buscar respuestas sobre cómo criar no es una percepción: el equipo (que completan Alfonso Morillas, Fede Leguizamo, Patricia García, Victoria Copoví, Núria González-Bénnassar, Rebeca LeMore y Maria Àngels Ollers) ha comprobado que es muy real con una investigación que ha demostrado que las páginas web sobre educación y salud mental son el recurso más utilizado por los padres y madres de menores en edad escolar. Advierten que, según ha podido comprobar, las webs con información basada en la evidencia «son escasas», con lo que muchas familias pueden estar nutriéndose sobre información no veraz ni comprobada sobre la crianza.

Por ello, antes de realizar el blog con las entradas, los investigadores realizaron un estudio con el que comprobaron que las preocupaciones más frecuentes entre los padres están relacionadas con «las dificultades emocionales» (72% de las respuestas) y el rendimiento académico (69%). Además, se observó una relación estadísticamente significativa entre el rendimiento académico y la edad y entre el uso de nuevas tecnologías y la edad.

Comprobado que existe esta búsqueda de respuestas, este grupo de la UIB, además del blog, también ofrecen como incentivo para ‘enganchar’ a más familias charlas en escuelas para así aclarar dudas, siempre desde la ciencia, sobre estos temas.

Más adelante, realizarán informes generales para los participantes y estudian abrir un consultorio directo para que los padres voluntarios pueden enviar sus dudas a los investigadores del equipo.

Balle muestra el blog del proyecto, con contenido exclusivo para los padres participantes. | G.BOSCH

Balle muestra el blog del proyecto, con contenido exclusivo para los padres participantes. / Guillem Bosch

Maria Balle razona que estos interrogantes que surgen a los padres de hoy son lógicos y que, aunque es difícil responder a la pregunta de si hoy es más difícil que nunca educar a los hijos, sí que hay nuevos retos y condicionantes. Por ejemplo, señala, lo normal es que actualmente los progenitores tengan menos tiempo para dedicarle a sus hijos, y eso de alguna manera se nota.

Sobre la tecnología, argumenta que su uso es positivo para muchas cosas, pero también es verdad, señala, que tienen riesgos y que hay padres un poco «perdidos» gestionando un elemento que no estaba presente cuando ellos crecían.

Este proyecto echa a andar en un momento de gran conciencia sobre la crisis de malestar psicológico que atraviesan muchos niños y jóvenes (por ejemplo, los casos de autolesiones en menores, por citar solo uno de los indicadores más alarmantes, crecen año tras año tras la pandemia). España es uno de los países europeos con mayor prevalencia en problemas de salud mental entre los más jóvenes y los datos suelen ser peores en los hogares con bajos ingresos, según alertó Save the Children en un trabajo que presentó en 2021. En Baleares, se ha anunciado que los colegios contarán con psicólogos a partir del curso que viene.

Maria Victòria Copoví impartiendo una charla a un grupo de padres sobre el uso de las tecnologías. | UIB

Maria Victòria Copoví impartiendo una charla a un grupo de padres sobre el uso de las tecnologías. / UIB

De momento, en estos meses que lleva disponible GroWinAPP 236 personas se han descargado la aplicación (puede hacerse a través de la web: growinapp.cat/blog) y un centenar de familias ya ha respondido todos los cuestionarios.

Tener las respuestas de como mínimo medio millar de familias sería el objetivo para empezar a armar ese anhelado repositorio para que los profesionales e investigadores de la salud mental dispongan de información «esencial» para mejorar la calidad de la investigación científica en este ámbito y así contribuir a prevenir la aparición de estos problemas y a fomentar el bienestar emocional de niños y jóvenes.

Suscríbete para seguir leyendo