El estudio de la posidonia convierte a 300 escolares en científicos por un día

Diez centros de Esporles, Sóller, Calvià, Andratx y Palma han participado en el programa educativo "Posidònia a l'aula"

La iniciativa tiene como objetivo que los alumnos se acerquen al estudio de esta planta endémica del Mediterráneo

Gabriel Crespí

Cerca de 300 alumnos se han convertido en auténticos científicos durante una mañana. El programa "Posidònia a l'aula", del que han participado diez centros escolares de Esporles, Sóller, Calvià, Andratx y Palma, tiene como objetivo que cientos de estudiantes se acerquen a esta planta endémica del Mediterráneo. Esta mañana, en uno de los auditorios de la Escola Universitària d'Hoteleria de les Illes Balears, cientos de escolares han presentado los proyectos de investigación en los que llevan trabajando desde el mes de enero. Cabe destacar que han sido más de 971 estudiantes de todos los cursos, desde primaria hasta bachillerato, los que han desarrollado la iniciativa.

Como si fueran auténticos profesionales de la investigación, los participantes llevaban una acreditación que les daba la condición de "congresistas". "Si la posidonia es el oxígeno del mar, los niños son el oxígeno de la sociedad", ha celebrado el delegado de Redeia en Baleares, Eduardo Maynau citando las palabras del Rector de la UIB, Jaume Carot. Asimismo, ha señalado que la reforestación de dos hectáreas de posidonia en Pollença es el origen de esta iniciativa que "siempre ha tenido un vertiente educativa". "Lo que hacemos es donar un acuario a una serie de colegios con fragmentos de posidonia para que los alumnos puedan ir desarrollando un proyecto de investigación científica", ha explicado Maynau, uno de los principales impulsores del programa.

Científicos por un día

Todos los centros educativos que han formado parte de "Posidònia a l'aula" este curso han sido reconocidos como "centros posidónicos" y han recibido un diploma acreditativo. Este proyecto surge de la reforestación en Pollença y lleva celebrándose desde 2012 "y va a ir a más", pero este es el primero en el que se llevaba a cabo un gran congreso científico integrado por los propios escolares. "Hemos descubierto lo que hace un científico en un laboratorio", explica Laura. Su grupo de trabajo ha creado una página web en la que publicaban la información que recopilada en el aula a partir de la observación semanal del acuario desde el mes de enero. Avisa de la importancia de proteger los mares y de la concienciación que deben ejercer profesores y adultos. Asimismo, proclama que "el futuro y la salud de nuestras aguas depende de nosotros".

Aina, del Colegio Sant Pere de Palma, enuncia que han entrevistado a científicos y han investigado qué animales viven en la posidonia. Consciente de que todos formamos parte de la misión, describe la importancia de esta planta acuática para el Mediterráneo: "Es el pulmón de nuestro mar". A la vez que anima a que cada uno aporte su granito en el cuidado del mar. Así, aclara que le gustaría que en la asignatura de Biología hubiese un tema en concreto sobre la posidonia. "La posidonia se encuentra en peligro, tenemos que cuidarla", alienta Aina.

También los más pequeños han tenido tiempo de exponer sus trabajos. Xisca, Juanjo, Jordi, Adrià y Joan vienen del CEIP Es Puig de Sóller y cursan segundo y cuarto de primaria. Los cinco se muestran entusiasmados con el resultado de sus investigaciones. Por una parte, han realizado una memoria en la que han mostrado los animales que habitan en la posidonia. Mientras que Jordi comenta que han hecho un cómic. Por parejas se encargaban de diseñar una página explicando peculiaridades de la posidonia, como por ejemplo su salud sus partes y su condición de especie protegida. Esperan con ansias el siguiente tema de investigación para el próximo curso. Todos llegan a la conclusión de que la única forma de proteger nuestro mar es evitando el lanzamiento de plásticos o que las embarcaciones cuiden donde colocan sus anclas.