Más de 100 personas protestan contra la derogación de la Ley de Memoria Democrática de Baleares: "Quieren ocultar el Golpe de Estado franquista"

PP y Vox eliminan hoy la normativa que condenaba en el Parlament la dictadura y rechazaba cualquier totalitarismo y régimen antidemocrático

Los ciudadanos se han manifestado frente al Parlament esta mañana

Los ciudadanos se han manifestado frente al Parlament esta mañana / Guillem Porcel

Andrés Martínez

Andrés Martínez

Más de 100 personas se han concentrado esta mañana frente al Parlament para protestar contra la derogación de la Ley de Memoria Democrática de Baleares que se aprueba hoy en la Cámara Balear. "Quieren ocultar que hubo un Golpe de Estado franquista, en 1939 se acabó la guerra pero después hubo muchos años de represión", ha expesado Miquel Rosselló, presidente de Fundacions Darders Mascaró. "Sin memoria no hay democracia" y "vosotros, fascistas, sois los terroristas" han sido algunas de las proclamas más repetidas por parte de los asistentes.

Asimismo, los organizadores de la concentración también han anunciado que recurrirán a todas las vías judiciales para frenar la derogación de esta ley en Baleares y que habrá más movilizaciones como la de hoy a modo de protesta. Cabe recordar que PP y Vox votan hoy en el Parlamen la eliminación definitiva la Ley 2/2018, de 13 de abril, de memoria y reconocimiento democráticos de las islas.

Una normativa que, según quedaba recogido en la exposición de motivos, tenía como objeto el reconocimiento y la garantía de los derechos a la reparación, a la verdad y a la justicia de todas las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista. Además, con esta ley el Parlament condenaba la dictadura franquista y rechazaba cualquier totalitarismo y régimen antidemocrático.

"Jueces del pasado"

No obstante, la justificación para eliminar esta ley, según queda recogido en el texto presentado por Vox, es el hecho de no actuar como jueces del pasado. "No es potestad de ningún legislador de hoy en día juzgar colectivamente a aquellos españoles de entonces para volver a dividir a las generaciones presentes a costa del pasado. Los poderes públicos reconocerán y protegerán el derecho a expresar y difundir pensamientos, ideas y opiniones de palabra (...) evitando toda intromisión de los poderes públicos en la fijación de una determinada versión de los acontecimientos".".