Un juzgado de Palma ruega al IB-Salut "empatía" y que colabore con las diligencias del caso de la joven Hilda Llinàs, fallecida en 2022

El Servei de Salut ha sido requerido en muchas ocasiones para que aporte la documentación que queda pendiente

La joven falleció en enero de 2022 después de haber acudido al médico en reiteradas ocasiones

Hilda Llinàs Perelló, la joven fallecida en Palma en enero de 2022 con 30 años.

Hilda Llinàs Perelló, la joven fallecida en Palma en enero de 2022 con 30 años. / D.M.

B. Palau

B. Palau

Un juzgado de primera instancia de Palma que en septiembre de 2022 acordó practicar unas diligencias preliminares sobre el caso de Hilda Llinàs, la joven de 30 años que falleció en Palma después de haber acudido en reiteradas ocasiones al médico en enero de 2022, y por ello requirió al Servei de Salut de les Illes Balears diversa documentación, ha rogado al IB-Salut el pasado mes de abril que tenga «empatía y asertividad» y que colabore con las diligencias iniciadas hace dos años. 

El juzgado ha reclamado de nuevo una serie de documentos que faltan y que llevan pidiéndose desde hace unos dos años. «A la vista de la documentación aportada, sigue faltando los protocolos de aplicación. Estando su familia intentando averiguar la génesis del fallecimiento de su hija, rogamos a la adminsitración demandada tenga empatía y asertividad y colabore con las presentes diligencias preliminares», detalla el juzgado palmesano en una diligencia de ordenación.

Tras este requerimiento, el IB-Salut aportó el protocolo de actuación de los pacientes positivos en COVID, pero todavía faltan otros documentos que llevan pidiéndose desde al año 2022, como por ejemplo, una copia testimoniada, numerada y completa de la historia clínica de la paciente fallecida de los siguientes centros sanitarios: hospital de Son Espases, PAC de Escola Graduada, PAC de Pere Garau y 061. Según el abogado de los demandantes, Pablo Alonso de Caso, hasta ahora se ha entregado un resumen de la historia clínica. 

Informe de siniestralidad

Otra documentación que el juzgado pidió hace dos años y que aún no ha aportado el IB-Salut es el informe de siniestralidad, con expresa referencia al coste total de las indemnizaciones satisfechas entre 2020 y 2022, certificando expresamente si el límite cuantitativo de la póliza se ha superado.

El Servei de Salut alegó que no disponía de estos datos, ya que están en posesión de las compañías aseguradoras, a lo que el abogado de la familia de la paciente fallecida respondió que, como el IB-Salut es cliente de dichas compañías, solicitaba al juzgado que requiriera al organismo sanitario para que pida esta documentación a sus proveedores, es decir, a las aseguradoras, con la finalidad de no dilatar más las diligencias.

Por último, el abogado de los familiares de Hilda Llinàs, que estudiará si emprende una acción judicial por una presunta negligencia médica que podría consistir en una reclamación patrimonial a la administración una vez haya analizado toda la documentación, ha presentado otro escrito en el juzgado en el que de nuevo vuelve a solicitar que se requiera al IB-Salut para que aporte la documentación que aún tiene pendiente y que, además, identifique a la persona del organismo que da traslado de los documentos por si los hechos pudieran ser constitutivos de un delito de estafa procesal o contra los derechos fundamentales. El letrado insiste en que sus representados «desean y ansían» conocer cuál fue la génesis del fallecimiento de la joven Hilda y critica la actitud que ha mantenido la Administración hasta ahora.

Suscríbete para seguir leyendo