La comunidad musulmana celebra en Palma su tradicional fiesta del cordero

Se trata de un rezo multitudinario para dar por finalizado el peregrinaje a la Meca

Jordi Sánchez

Jordi Sánchez

Miles de musulmanes se han reunido a primera hora de esta mañana en el polideportivo Germans Escalas para celebrar su tradicional fiesta del cordero o Eid Adha, uno de los cinco pilares del islam que se lleva a cabo una vez se da por terminado el peregrinaje a la Meca.

A las 6:30 de la mañana comenzaban los preparativos para dejar listo el sistema de sonido con tal de que todos los fieles escuchasen bien el oficio así como también se empezaban a delimitar las zonas de rezo para mujeres, niños y hombres. Estos últimos se sitúan en una zona diferente y más amplia, y las mujeres y las niñas se establecen en un lugar separado, más reducido.

 La tradición deja claro que es obligatorio llevar las mejores galas y, como sucede todos los años, las vestimentas varían según el origen de cada persona, ya que no suelen vestir igual los musulmanes de etnia subsahariana, que tienden a utilizar atuendos más llamativos, o los de etnia del norte de África, quienes suelen vestir con ropa de calle más simple.

Esta celebración se lleva a cabo en recuerdo de Abraham. El profeta del Islam estaba dispuesto a sacrificar a su hijo Ismael como prueba de su lealtad a Dios, aunque finalmente Alá interrumpió el sacrificio y le dijo que lo hiciera con un cordero. En ciertos países es obligatorio sacrificar uno de estos animales, también se admiten vacas o incluso camellos y dromedarios, aunque en otros países no es necesario, todo depende de la rama religiosa.

Una vez finalizan los rezos y oraciones, los fieles se saludan entre ellos para posteriormente reunirse en familia o con amigos y comer platos típicos de estas fechas. Comentan que, aquello que no consumen y una parte del cordero suele darse a los más necesitados.