Presidente de los antiguos alumnos de Montesión

César García Rullán: «Los antiguos alumnos de Montesión nos sentimos engañados»

César García Rullán es el presidente de la asociación de antiguos alumnos del colegio Montesión y encabeza el movimiento que intenta evitar que la Compañía de Jesús cierre el histórico centro escolar, el más antiguo del mundo, y traslade a los sacerdotes jesuitas a otro retiro lejos de Mallorca. El abogado se siente engañado por la dirección de los jesuitas y afirma que Montesión pertenece a todos los ciudadanos, porque forma parte de la historia de Mallorca.

César García Rullán: "Los antiguos alumnos de Montesión nos sentimos engañados"

Manu Mielniezuk

¿Desde cuando representa a los antiguos alumnos de Montesión?

Durante la pandemia me ofrecieron presidir esta asociación y acepté debido a mi compromiso con el colegio y con el papel histórico que ha representado Montesión en la historia de Mallorca.

¿En qué se diferencia la educación que se imparte en Montesión con respecto a otros colegios?

En Montesión te inculcan unos valores para dar lo mejor de ti mismo. Hay que ser compasivo, ser generoso y lo más esencial es el espíritu crítico ante todo lo que pasa, además del compañerismo.

¿Cuando nace esta crisis con la Compañía de Jesús y el colegio de Montesión?

Alrededor del año 2020 nos enteramos de la crisis profunda que sufría el centro educativo y la iglesia. Los antiguos alumnos le enviamos un informe al superior Javier Monserrat para explicarle los problemas que padece el claustro del colegio, el edificio, la iglesia, en definitiva, toda la manzana de Montesión.

Es decir, ¿se informó de que el edificio estaba envejeciendo?

Así es. Sacamos a la luz una realidad, debido en parte a la falta de un mantenimiento adecuado, que provocó la aparición de grietas y una serie de graves problemas en el edificio.

¿Cúal fue la reacción del superior Monserrat?

Fue muy positiva y nos dijo que se debía hacer algo urgente, porque un edificio de más de 460 años de historia no podía estar de esta forma. Nos propuso que se realizara un proyecto de reforma, que elaboró el arquitecto Guillem Reinés, antiguo alumno del colegio.

César García defiende la rica historia que se esconde detrás de la iglesia de Montesión. | M.MIELNIEZUK

César García defiende la rica historia que se esconde detrás de la iglesia de Montesión. | M.MIELNIEZUK / j.f.mestre

¿En qué consistía el proyecto de reforma?

Sobre todo era restaurar la iglesia para recuperar su esplendor. También se actuaba sobre el claustro y sobre el museo de San Alonso. En la parte de atrás se iban a construir diez habitaciones para que las ocuparan los diez sacerdotes jesuitas que ya se habían jubilado.

¿También se propuso construir un nuevo museo?

Era un museo que iba a explicar la rica historia de los jesuitas en Mallorca y los antiguos alumnos nos ofrecimos a conservarlo. Montesión cuenta con dos santos, un beato y dos cardenales. Además, personas muy importantes de la isla se han formado en este colegio.

¿En qué momento cambia la situación?

Hace pocas semanas. Es cierto que nos extrañaba que la iglesia permanecía cerrada y que las obras no habían empezado. Pero de repente este mes de junio la Compañía de Jesús comunica de forma oficial que cierra la comunidad de Montesión, cuando antes nos habían asegurado que seguiría presente en Mallorca.

Si la comunidad se marchaba tampoco se iba a realizar el proyecto

Ya no tenía sentido construir las diez habitaciones de los jesuitas cuando les comunican que serán trasladados en septiembre a otro centro de la península, pero no les dicen a cuál. Y lo más grave es que en el anterior proyecto se diferenciaba el edificio educativo y la iglesia. Ahora el proyecto incluye toda la manzana de Montesión.

¿No sospecharon que el edificio histórico se había cedido?

Algo sospechábamos. No nos han dicho a quién han cedido el edificio para los próximos 70 años, pero sabemos quién es.

¿Se sienten engañados por la Compañía de Jesús?

Nos sentimos muy engañados. La sensación que tenemos es que la Compañía de Jesús nos está tomando el pelo.

Y por sorpresa los jesuitas anuncian que se van de Mallorca.

Nunca nos lo habían comunicado hasta ahora. Los jesuitas tienen que cumplir el voto de obediencia y deben cumplir las órdenes de la Compañía de Jesús. Los diez sacerdotes jesuitas, que han vivido toda su vida en Mallorca, tendrán que irse, pero lo peor es que todavía no saben dónde irán.

Los jesuitas se excusan en la falta de vocación religiosa.

Es una excusa, pero lo cierto es que los jesuitas no han enviado a Mallorca ningún sacerdote en los últimos 50 años, pero sí los envían a otras ciudades.

¿y qué ocurrirá con los 465 años de historia de Montesión?

Pues parece que no lo tienen muy en cuenta. Montesión ha protagonizado una página muy importante de la historia de Mallorca.

Se les ha criticado por el tono agresivo de la carta que los alumnos enviaron al obispo.

Aceptamos la crítica, pero nuestro objetivo era ser precisos y documentar todo lo que estábamos denunciando. Y sobre todo dejar claro que se estaba cediendo una manzana de 9.000 metros y nadie sabe qué es lo que se va a hacer.

Pero Montesión pertenece a los jesuitas.

Registralmente puede que sí, pero en realidad Montesión pertenece también a los antiguos alumnos y sobre todo a la ciudad de Palma. Mucha parte del patrimonio que guarda fue entregado por las familias mallorquinas. En realidad, los propios alumnos también nos sentimos jesuitas, porque no podemos renunciar a algo que forma parte de nuestra vida. Yo soy como soy porque pasé por los jesuitas.

El abogado se ha opuesto a que se cierre Montesión y a que los jesuitas abandonen Mallorca. | M.MIELNIEZUK

El abogado se ha opuesto a que se cierre Montesión y a que los jesuitas abandonen Mallorca. / Manu Mielniezuk

¿Han tenido algún contacto directo con la Compañía de Jesús?

No, estamos esperando a que nos den explicaciones y estamos dispuestos a escucharles.

¿Qué se sabe de la futura residencia de Montesión?

No se sabe nada. No conocemos ni el proyecto, ni la inversión. Y es por eso por lo que pedimos transparencia y agradecemos la intervención de Arca, que considera que el edificio de Montesión debe ser protegido. Siempre existe el peligro de que el edificio se convierta en un hotel o incluso en una discoteca. Hace falta más claridad.

¿Qué pasará con la iglesia de Montesión?

Tampoco lo sabemos. Lo único que hemos conocido es el traslado de San Alonso a la catedral y que la comunidad de jesuitas se marcha de Mallorca.

¿Los diez sacerdotes jesuitas a los que obligan a irse pueden regresar algún día a Mallorca?

Es muy difícil que vuelvan. Ya no habrá más presencia permanente de jesuitas en Mallorca. Y hay que tener en cuenta que estos diez sacerdotes son mayores, pero no son ancianos. Casi todos siguen manteniendo sus facultades y para mucha gente continúan siendo sus referentes espirituales.

Y mientras tanto la iglesia de Montesión sigue cerrada.

Así es. La mayoría de feligreses se ha marchado a la iglesia del Socorro. La espiritualidad de las personas necesita encontrar una respuesta y por ello los feligreses de Montesión han ido a otra iglesia.

¿No se ha podido encontrar una solución para que los sacerdotes puedan pasar el resto de su vida en Mallorca?

Es que sería lo lógico. Deberían buscar una solución natural y lógica para todos estos sacerdotes. Cualquiera de nosotros nos podemos poner en su lugar. Son personas mayores y de pronto les dicen que tienen que irse de donde han vivido toda su vida, pero no les dicen adónde.

¿Han podido hablar con ellos para saber qué piensan de esta situación?

No, porque no les permiten hablar y se les ha ordenado el silencio. Pero sabemos que muchos de ellos se pasan el día llorando, porque no entienden lo que está pasando.

Ustedes han denunciado que detrás de la operación Montesión se esconden unos intereses inmobiliarios.

Al principio la Compañía de Jesús habló de un centro geriátrico. Pero ahora ya se habla de un edificio geriátrico y residencial. En ese momento se dispararon todas las alarmas. Todo el mundo sabe que hay mucha diferencia entre un proyecto asistencial y uno residencial.

¿El edificio de Montesión puede terminar siendo un hotel?

Es una posibilidad que no se puede descartar. De momento no creo que se convierta en un hotel, pero ¿qué pasará dentro de 40 años cuando nosotros no estemos y nadie defienda el espíritu del colegio de Montesión? El periodo de cesión del edificio es de 70 años, que nadie lo olvide.

En la carta también se denunciaba la desaparición del patrimonio de Montesión.

Es que tampoco sabemos exactamente qué patrimonio hay en Montesión. No se ha hecho ningún inventario y los antiguos alumnos nos hemos ofrecido para elaborarlo. Nadie mejor que nosotros conoce la historia y el patrimonio del colegio.

De momento, San Alonso se va de Montesión, al menos durante las obras.

Parece ser que sí, pero tampoco nadie nos ha informado. Nosotros ofrecimos la posibilidad de realizar un estudio profundo para determinar el estado del santo, incluso a través de un análisis forense. Se podía arreglar la imagen y conservarla en un sitio más seguro. No nos han respondido.

¿Cómo valora la intervención del obispo en el traslado de San Alonso?

Quiero creer que el obispo Taltavull ha actuado de buena fe, pero se ha metido en un tema que nunca debió meterse. Me imagino que su interés es que la catedral pueda guardar a un santo tan importante para la historia de Mallorca como es San Alonso. No hay que olvidar que si el santo sale de la iglesia de Montesión, todo el edificio se entrega libre de servidumbres.

Si el santo se va a la catedral, ¿sabe qué pasará con el museo?

Tampoco lo sabemos, pero debería ser una prioridad. Vuelvo a lo mismo, detrás de Montesión hay una historia de cinco siglos y en el colegio se han formado personajes muy importantes para nuestra historia. Por eso es increíble que se tome la decisión de cerrarlo.

Suscríbete para seguir leyendo