El Govern: «No es aceptable que ‘lloviera’ dentro del aeropuerto» de Palma

Movilidad reclamará a Aena, en una reunión la semana que viene, medidas para que no se repita la situación ante otros temporales

Lorena del Valle, directora general de Movilidad.

Lorena del Valle, directora general de Movilidad. / CAIB

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

El Govern reclama explicaciones a Aena ante la debacle que se vivió con la tormenta en Son Sant Joan el martes. Si bien desde el Ejecutivo se entiende que el ente aeroportuario no puede evitar la afectación de la operativa ante la adversa meteorología se le recriminan los episodios que se vivieron dentro del edificio terminal, donde «literalmente estaba lloviendo. Eso no es aceptable».

La directora general de Movilidad, Lorena del Valle, externó este jueves las críticas del Govern ante el caos que invadió el aeropuerto mallorquín el martes. La conselleria de Vivienda, Territorio y Movilidad, Vivienda ha reclamado una reunión con Aena. En principio, se celebrará la próxima semana, según avanzó Del Valle, ayer de viaje en Ibiza, en declaraciones a los medios. El Ejecutivo de Marga Prohens demanda a la empresa semipública que «nos explique qué medidas va a emprender para que esto no vuelva a pasar». 

Como señaló la directora general, se entiende que «un episodio de precipitaciones intensas», como el del martes tenga consecuencias con retrasos, cancelaciones de vuelos y otros incidencias al anegarse la pista de agua, entre otros incidentes. Sin embargo, «la situación dentro de la terminal» donde «literalmente estaba lloviendo no es aceptable», censura. 

Los hoteleros, "capacidad de reacción"

Para Del Valle una cosa serían «goteras puntuales» ante lluvias torrenciales en tan poco tiempo, pero, volvió a repetir, no se comprende que «literalmente estuviera lloviendo» dentro del aeropuerto. A la vista de lo que ocurrió, la responsable de Movilidad considera que es «evidente que hay un problema de impermeabilización, un problema técnico».

Por su parte, la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) destaca que «lo importante es la capacidad de reacción del aeropuerto para que todo vuelva a la normalidad», teniendo en cuenta que la instalación está en obras y las lluvias fueron fuertes. 

El caos se apropió el martes de Son Sant Joan, con espacios en los que caían cascadas de agua y goteras. En un día con más de 900 operaciones fueron cientos los pasajeros afectados, con vuelos cancelados, desviados a otros aeropuertos o demoras. Lorena del Valle reclama que las instalaciones aeroportuarias en el archipiélago siempre deben estar mejorándose para el confort de sus usuarios.