Reparan una gran grieta de un restaurante situado junto al Medusa

El establecimiento de tres plantas se encuentra a pocos metros del beach club derrumbado en mayo

Operarios reparan la grieta de gran tamaño en la fachada de un restaurante de la calle Cartago.

Operarios reparan la grieta de gran tamaño en la fachada de un restaurante de la calle Cartago. / D.M.

Lorenzo Marina

Lorenzo Marina

Operarios han reparado la mañana de este jueves una grieta de grandes dimensiones situada en lo alto de un restaurante de la Playa de Palma. Este establecimiento se encuentra situado a escasos metros del Medusa beach club, donde el pasado 23 de mayo fallecieron cuatro personas y otras 16 resultaron heridas, al producirse su derrumbe.

La grieta de gran tamaño en lo alto de la fachada del restaurante de tres plantas de la calle Cartago.

La grieta de gran tamaño en lo alto de la fachada del restaurante de tres plantas de la calle Cartago. / B.RAMON

La grieta transversal coronaba la edificación de este restaurante de tres plantas, que hasta hace poco tiempo había albergado una tienda de ropa. Este establecimiento se encuentra situado en el número 24 de la calle Cartago, mientras que el malogrado Medusa, donde se detectaron múltiples irregularidades y edificaciones sin licencia, está en el número 34 de dicha calle.

A raíz del devastador desplome el 23 de mayo del Medusa Beach Club, una gran inquietud se instaló en muchos vecinos de la Playa de Palma sobre el estado de otros negocios situados en primera línea. La preocupación hacía referencia, especialmente, a si algunas de estas edificaciones eran también susceptibles de desplomarse.

Seguridad cuestionada

El restaurante Level era uno de ellos. Una gran grieta coronaba la fachada y era perfectamente visible desde la calle y muchos residentes se cuestionaban su seguridad. «Hemos recibido muchas inspecciones del Ayuntamiento en los últimos días y no han encontrado nada. Todo está correcto», resaltaba Lilly, la encargada del establecimiento a preguntas de este periódico días después del desastre del Medusa. Cuando han transcurrido 21 días del desplome del Medusa beach club, unos operarios acudieron en una grúa para taponar la inquietante grieta de la fachada.