Advierten que el aeropuerto de Palma ocupa una zona inundable del Pla de Sant Jordi: "No puedes hacerlo cada vez más grande"

Aena y Acciona, a cargo de las obras, enfrentadas por la responsabilidad de la terminal anegada

Vista de la pista del aeropuerto tras la tormenta.

Vista de la pista del aeropuerto tras la tormenta. / M.M.

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

Albert Ambrós llamaba ayer la atención en las redes sociales con un comentario que aludía a que el Pla de Sant Jordi, donde se encuentra parte del aeropuerto de Palma, es una zona inundable. «Una vez más la meteorología nos muestra la verdad de donde construimos», decía el meteorólogo. «Era cuestión de tiempo», advertía tras la tromba de agua que cayó el martes sobre Son Sant Joan causando graves inundaciones que anegaron la terminal, el parking o la pista y paralizaron el tráfico aéreo durante dos horas. 

«El aeropuerto no puedes hacerlo cada vez más grandes y seguir ampliándolo cogiendo más zona inundable del Pla de Sant Jordi», advierte el meteorólogo sobre unas instalaciones que comenzaron a desarrollarse en los años cincuenta del siglo pasado. 

Mientras tanto, Aena ayer no evaluó la magnitud de los daños que deja la tormenta en sus instalaciones en Palma. Pasarán días hasta que los peritos hagan su trabajo. La empresa semipública tendrá que dirimir responsabilidades también con la adjudicataria a cargo de la remodelación de la terminal, Acciona. Según ha sabido este diario, ambas compañías están enfrentadas ante la magnitud de las inundaciones, parte de ellas en la terminal A, recién reformada y donde todavía siguen las obras, o en la terminal D, donde también se filtró el agua. y se han hecho reformas. En la terminal A se estuvo achicando líquido hasta la una de la mañana del martes. 

VÍDEO Y FOTOS | El aeropuerto de Palma, paralizado por las inundaciones

Redacción

En el duty free inundado de la terminal A la compañía Dufry también estaba haciendo otras obras relacionadas con el aire acondicionado. 

Destaca Albert Ambrós que el martes confluyeron dos hechos, «el factor meteorológico» con la fuerte tormenta que se concentró en la zona del aeropuerto y que la terminal ocupa una zona inundable y llana, donde «si cae mucha agua en poco tiempo se puede quedar atascada». Así pues, considera que 43 litros de agua por hora es una cantidad importante, aunque en otoño, por ejemplo, pueden llegar a caer 80 litros por hora. En la zona donde se ubica Son Sant Joan «no hay buen drenaje», el agua se queda estancada. Por ello cree que «a lo mejor hace falta un sistema de sumideros» .

Puntos negros

Para el doctor en Ingeniería de construcción Antoni Cladera el hecho de que cayeran 78 litros en dos horas «en una superficie sensiblemente horizontal» , como ha de ser la de un aeropuerto, hace que fuera «muy difícil de evacuar». El profesor de la Universitat de les Illes Balears (UIB) considera «una suerte» que tal cantidad de agua cayera allí y no en otro lugar de Palma. 

Ambrós rememora que en 1845 se hizo una desecación «lo que provocó que en 1958 al no haber agua aprovecharan la coyuntura» para hacer la terminal. «Palma es la zona más inundable de Mallorca con tres puntos negros, uno el Pla de Sant Jordi. El aeropuerto se inundó en 2010, en 2015 y ahora y no reaccionamos, no se ha hecho nada», critica.

Suscríbete para seguir leyendo