Unas 400 personas se concentran en Palma contra el cierre de Montesión

La protesta fue organizada por la asociación de los antiguos alumnos, que se opone a la marcha de Mallorca de los jesuitas

Concentración en Palma contra la marcha de los jesuitas de Montesión

B. Ramon

Alrededor de 400 personas se han reunido esta tarde frente a la iglesia de Montesión, en Palma, como muestra de protesta por el anuncio de cierre del colegio de Montesión y la marcha obligada de los diez sacerdotes jesuitas, a los que obligan a la fuerza a marcharse a residir a la Península, aunque de momento no se les ha comunicado el destino donde van a pasar los últimos días de su vida.

Esta llamada a la protesta fue impulsada desde la asociación de antiguos alumnos, que convocó a los estudiantes que se habían formado en este histórico colegio y que ven como el edificio donde impartían las clases se convertirá, según el proyecto presentado, en una residencia geriátrica.

A esta concentración han acudido antiguos alumnos, tanto hombres como mujeres, de diferentes generaciones, que han querido expresar su malestar por las últimas decisiones adoptadas por la Compañía de Jesús, que ha decidido cerrar las instalaciones de Mallorca y la marcha obligada de todos los jesuitas.

El presidente de la asociación de antiguos alumnos, el abogado César García, ha sido el único que ha hablado en público. Además de agradecer la presencia masiva al llamamiento, denunció públicamente que “nos quieren quitar nuestro colegio, que no solo es patrimonio de la Compañía de Jesús, sino de todos los mallorquines”.

En su discurso, García recordó que han sido miles las personas que se han formado siguiendo las enseñanzas y los principios que marcaron la educación del colegio de Montesión. “Aquí nos enseñaron el principio del esfuerzo y la amistad, y ahora pretenden arrebatarnos todos estos principios a cambio de no se qué”.

El representante de los alumnos recordó que ya hace cinco años que anunciaron a la Compañía de Jesus el mal estado del edificio del colegio y de la iglesia, y la necesidad de iniciar obras de reforma para salvaguardar el patrimonio de una parte importante de la historia de la ciudad de Palma. “Le pedimos al padre provincial que viniera a Palma y viera las necesidades. Y nos dijo que estaba conforme en iniciar un proyecto de reforma”.

“Los antiguos alumnos tenemos la historia de Montesión inscrita en nuestros corazones y no estábamos dispuestos a que nos arrebataran estos sentimientos”.

Cambios de proyecto

César García explicó a continuación que este mes de junio ha sido cuando se han enterado el cambio de planes y que la Compañía de Jesús, que antes se había comprometido a iniciar las obras de reforma, ahora había decidido cerrar el colegio (que se trasladará a otra ubicación) y ordenar la marcha de los diez jesuitas. “Nunca más habrá jesuitas en Mallorca”, señaló el portavoz del grupo de indignados.

El antiguo alumno acusó a la congregación religiosa de actuar con "un gran oscurantismo", ya que hasta ahora nadie ha explicado públicamente cuál va a ser el futuro de este histórico edificio del centro de Palma. García afirmó que en estos momentos no se puede garantizar que se vayan a construir las salas inicialmente previstas para instalar el museo que explicara la historia del colegio y de la iglesia de Montesión. Debido al traslado obligado de los diez sacerdotes de avanzada edad, los antiguos alumnos tienen claro que estas diez habitaciones para que pudieran albergar a los religiosos no se van a construir.

En su discurso el representante de los alumnos recordó que en las últimas semanas el principio urbanístico del edificio del colegio ha cambiado. “Se presentó un proyecto para convertirlo en un geriátrico, pero ahora se ha solicitado también como un edificio geriátrico y residencial. Todo el mundo sabe lo que significa residencial, por lo que no descartamos que nuestro colegio se convierta en un hotel y no lo vamos a permitir”.

También recordó el malestar que supone para los alumnos de Montesión el traslado de los restos de las reliquias de San Alonso a la catedral de Palma. "Alguien de verdad cree que estos restos volverán algún día a nuestra iglesia de Montesión. Yo lo dudo mucho", señaló el antiguo alumno.

Lógicamente, en esta concentración se dedicaron duras críticas a los dirigentes de la Compañía de Jesús. “¿Porqué nos engañais?" Se preguntó el portavoz, que anunció que los antiguos alumnos seguirán luchando para que la orden religiosa cambie de opinión y se mantenga en Mallorca esta histórica congregación religiosa.