El aeropuerto de Palma aún sufre retrasos en los vuelos por la adversa meteorología en Europa

Por la tormenta se tuvieron que desviar o cancelar este martes un centenar de operaciones

Redacción

El aeropuerto de Palma vive este miércoles la resaca de la fuerte tormenta del martes, con vuelos que se reprogramaron para hoy. Hay que recordar que se anularon o desviaron hasta un centenar de operaciones. A ello se suma la adversa meteorología que fecta a varios aeropuertos europeos, matizan desde Aena, lo que está dejando diversidad de retrasos en las operaciones.

Los aterrizajes y despegues previstos para hoy son 906. Hay algunos vuelos retrasados, en concreto varios con destino a Nuremberg, Bolonia, Baden Baden o Barcelona. Desde Aena indicaron que ya se está operando con normalidad, después de que se tuvieran que interrumpir durante dos horas este martes todas las operaciones debido a las importantes lluvias y las inundaciones en las pistas. Este parón supuso que tuvieran que desviarse o cancelarse un centenar de vuelos. Este miércoles Son Sant Joan tiene previsto operar 906.

El aeropuerto de Palma ayer vivió una jornada caótica por las fuertes lluvias que cayeron por la tarde provocando graves inundaciones que anegaron el edificio, el parking, los accesos a Son Sant Joan y la pista. El agua caía a raudales, por ejemplo, por el techo del área comercial del duty free en la terminal A recién reformada.

Aena tuvo que activar el plan de emergencias y se interrumpió la operativa, sin que se registraran aterrizajes y despegues. Todo ello en una jornada en la que había previstos más de 900 vuelos. Las cancelaciones y retrasos, con muchas desviaciones, como al aeropuerto de Barcelona, desbarataron diversidad de planes de viajes mientras cascadas de agua caían por los techos y la pista se transformó en un impresionante río.

En total, el gestor aeroportuario contabilizó un centenar de cancelaciones y desvíos. Las salidas y llegadas de aviones se interrumpieron durante dos horas «ante la imposibilidad de operar con seguridad».

Primero se retomaron los despegues, sobre las cinco y media, y una hora más tarde ya empezaron todas las operaciones. Estaba previsto que a lo largo de la jornada llegaran también los vuelos que se habían desviado a otras terminales