La celebración del Primero de Mayo con más empleo de la historia

La inflación y el coste para acceder a la vivienda ponen las nubes más negras en el horizonte

La fortaleza del turismo permite celebrar un Primero de Mayo con cifras récord de empleo. | M.MIELNIEZUK

La fortaleza del turismo permite celebrar un Primero de Mayo con cifras récord de empleo. | M.MIELNIEZUK / F.GuijarroF. Guijarro

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

Balears llega al Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, con una situación laboral sin precedentes, al rozar el pleno empleo durante los meses de mayor actividad y con cifras de asalariados que marcan máximos históricos. Pero el brillo de este dato va acompañado de las correspondientes sombras, con una inflación que devora las fuertes subidas salariales pactadas en algunos sectores, con un impacto especialmente elevado en productos de primera necesidad como la alimentación, y con un coste para acceder a una vivienda que deja fuera de juego a buena parte de las clases medias, y muy especialmente a los jóvenes.

Los datos de afiliados a la Seguridad Social del pasado mes de marzo reflejan lo anteriormente expuesto. Las islas contabilizaron 493.459 personas de alta, la cifra más elevada por esas fechas en la historia del archipiélago, con un incremento del 5,6% respecto al mismo mes de 2022, un porcentaje que no se alcanzó en ninguna otra autonomía. Un aspecto a destacar es que la mejoría es especialmente apreciable entre los más jóvenes. Y todo ello impulsado en buena medida por un sector turístico que eclosionó tras la salida de la pandemia y que mantiene una extraordinaria fuerza durante el inicio del presente ejercicio, con un nivel de llamamiento de los empleados fijos-discontinuos que muestra una premura sin precedentes.

Si se pone la vista sobre las cifras del paro, los 33.731 desocupados registrados en las oficinas de empleo al cierre de marzo supusieron un descenso del 31,8% en relación al ejercicio anterior, una bajada que prácticamente triplica la de la segunda comunidad con el mejor dato (Extremadura, con un descenso del 11,4%). Eso situó la tasa de paro administrativo del archipiélago en un 6,4%, casi la mitad de la media española, de un 12,3%.

La Encuesta de Población Activa (EPA) muestra cifras menos tajantes, al estimar que el número medio de ocupados durante el primer trimestre del año ha sido de 532.200, 100 menos que en las mismas fechas de 2022, y el de parados de 117.700, 800 más que en el ejercicio anterior, aunque siempre muy cerca de máximos históricos para un invierno.

Eso explica que durante la comparecencia que los secretarios generales de UGT y de CCOO en las islas, Lorenzo Navarro y José Luis García respectivamente, realizaron el pasado día 26, reconocieran que la situación del archipiélago en esta materia es excepcional, aproximándose al pleno empleo.

Subidas salariales

Además, los acuerdos que se han alcanzado para mejorar las retribuciones en algunos convenios colectivos son apreciables, con la subida del 5% que va a recaer en los 160.000 trabajadores de la Hostelería y que van a ver reflejados en las nóminas que van a cobrar durante estos días. A ello hay que sumar las negociaciones que se han abierto en el seno del comercio para que sus empleados vean mejoradas sus retribuciones por encima del 2,5% previsto inicialmente en su convenio, aunque se trata de un acuerdo que todavía está en el aire. El resultado definitivo de esta negociación entre sindicatos y patronales debe despegarse durante la primera quincena de este mes.

También ha sido importante el acuerdo para mejorar las condiciones laborales de las residencias privadas, aunque hay que tener en cuenta los bajos salarios que marcaban el punto de partida.

En el lado opuesto está el bloqueo en la negociación de convenios como el del metal o el de lavanderías, lo que ha ido acompañado de las correspondientes amenazas sindicales respecto a la convocatoria de movilizaciones.

Hay un elemento clave que en estos momentos está jugando en favor de los trabajadores, y es la escasez de mano de obra cualificada que se registra en muchas actividades. Eso hace que haya asalariados que están logrando unas retribuciones que superan las fijadas en su convenio, ya sea porque sus empresas intentan retenerlos o porque reciben mejores ofertas de otras.

La losa de la inflación

El problema es que las subidas salariales se ven devoradas por la inflación, que el pasado año se cerró con un alza en los precios del 5,7%, y aunque la del pasado marzo se ha situado en un 3,3%, los técnicos coinciden en que esta última bajada es coyuntural y que volverá a elevarse.

Con estas tasas, los sindicatos reconocen que las mejoras salariales que se han negociado difícilmente son suficientes para compensar el encarecimiento del coste de la vida, especialmente en una autonomía en la que ese impacto se multiplica debido al precio para acceder a una vivienda, sea para compra o para alquiler, lo que está haciendo que una buena parte del salario se tenga que dedicar a este fin.

Por ello, se pone de relieve que las reivindicaciones que en este Primero de Mayo hay que poner sobre la mesa pasan por una redistribución de los beneficios empresariales de la mano de importantes incrementos salariales que compensen la fuerte inflación, y el desarrollo de políticas que faciliten el acceso a viviendas con un coste asequible para los trabajadores.

A ello los sindicatos suman la pretensión de poner el foco no solo sobre la calidad del empleo, sino también sobre su calidad, con medidas que protejan la salud de los asalariados y se eleven su formación.

Manifestación Saldrá de plaza de España a las 11:30

Los sindicatos convocan a los trabajadores a manifestarse hoy en Palma en la tradicional marcha del 1 de mayo para reivindicar mayores salarios y una contención de los precios. La manifestación saldrá a las 11:30 horas de plaza de España, recorrerá el centro de la ciudad y terminará en el Parc de la Mar. 

Suscríbete para seguir leyendo