La Fundación Anar alerta de un crecimiento «muy significativo»

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

La Fundación de Ayuda a Niños y a Adolescentes en Riesgo (ANAR) presentó ayer su memoria de 2022 que refleja el número de casos que atendieron el año pasado en las islas y las razones por las que padres y menores acudieron en busca de ayuda llamando a alguno de sus teléfonos (el más habitual es el 116 111).

Hubo un total de 2.033 peticiones de ayuda, la mayoría por consultas relacionadas con episodios de violencia física y psicológica (18,5%). Los casos relacionados con la salud mental son el segundo motivo (10,2%) y, en particular, los referentes a ideación suicida (5,1%).

«Las peticiones de ayuda relacionadas con salud mental han experimentado un crecimiento muy significativo en los últimos tres años como consecuencia de la pandemia. Y dentro de ese bloque, el que más ha crecido es el que tiene que ver con las ideación e intentos de suicidio. Hablamos de menores de edad tan desesperados que incluso han pensado en quitarse la vida», manifestó ayer Benjamín Ballesteros, director técnico y portavoz de ANAR, durante la presentación de la memoria.

«Damos recomendaciones a familias, profesores y menores. A nivel de toda España el incremento es tan grande que incluso nos cuesta comprender los porcentajes. Hablamos de un aumento de casos de más de un 1.900%, por lo que estamos ante un problema muy importante», añadió este experto.

Respecto al acoso escolar, el informe resalta que el caso de Balears, en comparación al resto de España, es inferior: un 1,7% en las islas, mientras que a nivel nacional ronda el 4% o el 5%.