La presidenta del Govern, Francina Armengol, en su tradicional discurso de Fin de Año retransmitido este viernes por IB3, ha repasado los logros de este año que acaba, con la salida de la pandemia y la recuperación económica o el reconocimiento de la insularidad. La presidenta del Ejecutivo autonómico vaticinó para 2023, año electoral, muy buenos augurios: «Podemos decir que 2022 ha sido el de la completa recuperación económica y social, y podemos avanzar que 2023 será el de la consolidación de una transformación histórica e imparable».

Francina Armengol escogió la localidad de Santa Eugènia para grabar su discurso y lo hizo a raíz de que el pueblo de El Pla de Mallorca alberga la primera instalación de autoconsumo de España, ubicada en el Colegio público Mestre Guiemet. De las placas solares de esta escuela se nutren las aulas, dependencias municipales, el centro de salud y negocios y familias de los alrededores. El lugar elegido no fue baladí y Armengol lo puso de ejemplo para conseguir que las Balears sean unas «islas 100% renovables».

La vivienda fue otro de los apartados importantes del discurso de la presidenta, conocedora de que es un problema grave en nuestra comunidad y que afecta a mucha gente. «El año próximo Baleares tendrá un 72% más de vivienda pública que en 2015 y consolidará el mayor ciclo de construcción de la democracia», aseveró la presidenta. Acto seguido reconoció que no es suficiente: «Ponemos al alcance de todos pisos vacíos y activamos una nueva medida para financiar la entrada a una hipoteca. Pero no basta. Debemos dar continuidad a estas políticas para generar un parque de vivienda que garantice que el derecho a tener siempre un hogar sea para todos».

Sin nombrarlos tuvo palabras para la extrema derecha. «Ante quien utiliza la política como herramienta de confrontación y tiene como único objetivo la destrucción de los consensos, en Balears hemos sabido hacer del diálogo una forma de hacer política», indicó Armengol para acto seguido relatar algunos ejemplos de diálogo como son los acuerdos con los sanitarios o el transporte.

Francina Armengol se congratuló de que el transporte público a partir del 1 de enero será gratuito: «Queremos que 2023 sea el año del impulso a la movilidad sostenible. El año de fortalecer la red de autobuses y trenes con mayor flota. El año que empezarán las obras del tranvía de Palma y del tren de Levante», recordó la jefa del Ejecutivo. También anunció la ampliación del Parc de Llevant en una de las primeras medidas del año 2023.

El decálogo de sus deseos

Por último, esbozó sus deseos más emocionales: «En Balears queremos vidas que valgan la pena ser vividas llenas de derechos. Donde no quepa la violencia que hoy una guerra nos hace sentir. Donde ser mujer no sea un factor de riesgo. Donde el hogar donde nazcas no determine las oportunidades de futuro. Y dónde formarte y trabajar de lo que quieres viviendo en una vivienda digna no sea una utopía».