La Audiencia de Palma ha condenado a 21 meses de multa al exprofesor asociado de la UIB, que impartía clases de la asignatura de matemáticas, tras ser declarado culpable de un delito de abuso sexual. La sentencia confirma que el individuo abusó de una chica, que era su compañera en la banda musical de Marratxí.

Inicialmente, el acusado también fue condenado por otro delito contra la integridad moral. La juez que analizó el caso le impuso seis meses de cárcel, al entender que las frases que había dedicado a la víctima constituían dicho delito. Sin embargo, la Audiencia ha considerado que estas frases, si bien son del todo desafortunadas, no tienen la entidad suficiente para encajarlas en el delito contra la integridad moral. Sin embargo, en la sentencia se le advierte que si los hechos se hubieran juzgado en la actualidad, aplicando las modificaciones de la denominada ley «solo sí es sí», su comportamiento habría sido sancionado con una pena de prisión mucho más alta. Al ser los hechos anteriores a la aprobación de esta reciente ley, lógicamente el tribunal no se le aplica esta nueva orquilla de penas de prisión.

Los hechos ocurrieron entre los meses de septiembre a octubre del año 2017. Tras varios años apartado de la banda el acusado volvió a integrarse en el grupo musical. Allí volvió a coincidir con una compañera, que también formaba parte de la banda desde hacía mucho tiempo.

A partir del momento de su regreso al grupo, según declara demostrado la sentencia, el exprofesor de la UIB empezó a meterse con su compañera. Le decía frases como «tienes el culo gordo y la barriga blandita, no se como tu novio puede estar contigo». Después lo remató con otras expresiones como «estás más fea que antes y tienes el culo tan gordo que no cabes en las fotos».

Este acoso no se limitó a dedicarle frases humillantes. También, mientras la banda ensayaba las piezas musicales, el acusado tocaba las piernas de la chica con las baquetas del instrumento que interpretaba. Además, de vez en cuando también desabrochaba el sujetador de la mujer.

En una ocasión, según describe la sentencia, el acusado pasó por detrás de la mujer y restregó sus genitales sobre la espalda de su compañera.

Este abuso sexual se repitió en un viaje que la banda musical de Marratxí realizó a la ciudad de Valencia para interpretar un concierto. En este traslado el individuo comenzó a realizar tocamientos a la mujer.

Este acoso se convirtió en una situación insoportable para la mujer, por lo que decidió denunciar los hechos. También informó de lo ocurrido a la dirección de la banda, que decidió apartar del grupo al profesor asociado de la UIB.

Como consecuencia de esta situación la mujer ha venido sufriendo continuados ataques de ansiedad. El juzgado que valoró su testimonio consideró que los hechos que relataba eran ciertos, a pesar de que el acusado negó las acusaciones que la mujer virtió sobre él. 

La sentencia fue apelada ante la Audiencia, que ha ratificado que este abuso sexual existió.

El profesor fue apartado de la UIB después de que otras mujeres también le denunciaran