Mallorca ha sido el lugar escogido por un buen número de turistas, la mayoría nacionales, para pasar el puente de la Constitución. El centro de Palma estuvo ayer muy concurrido, especialmente las terrazas, por visitantes y residentes que aprovecharon una mañana soleada y con los termómetros más altos que en días precedentes. La semana, con dos festivos intercalados, ha sido propicia para que muchos puedan disfrutar de una escapada larga, por lo que previsiblemente las imágenes de ayer en calles, terrazas y en las tiendas que abrieron se repetirán hasta el fin de semana. Como es habitual, los enclaves con mayor afluencia de visitantes fueron la explanada de la Seu y las principales calles y plazas del Casc Antic.