Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sueldo de los diputados de Baleares se queda congelado en 4.400 euros

Los altos cargos del Govern aumentan sus ingresos en un 3,5%, pero la falta de acuerdo en la Cámara y la negativa de Podemos impide la subida a los parlamentarios

Los diputados cobranentre 4.400 y 4.800 eurosbrutos al mes. D.M.

Los diputados del Parlament de Baleares se quedan en inferioridad de condiciones frente a los altos cargos del Govern y no verán aumentado su sueldo como los consellers, directores generales y asesores de las conselleries. El sueldo de los parlamentarios se queda congelado ante la falta de acuerdo de los partidos que conforman la Mesa del Parlament y la negativa de Podemos a apoyar un incremento de emolumentos como el que se aprobará en los presupuestos de 2023 para los miembros del Govern.

Eso sí, los parlamentarios isleños no tendrán problemas para llegar a final de mes, ya que su sueldo medio, pese a la congelación, es de 4.400 euros brutos mensuales en 14 pagas. Los portavoces superan los 4.800 y durante este mes de diciembre, con la paga extra de Navidad, se llevarán entre 8.800 y 9.600 euros.

Los altos cargos del Govern verán incrementada su nómina el año que viene un 2,5% a raíz de la subida salarial decretada a todos los empleados públicos por parte del Estado para la equiparación del Índice de Precios al Consumo (IPC). Asimismo, también se verán beneficiados por la paga extra del escudo social para hacer frente a la inflación que el Govern ha aprobado para todos los funcionarios y empleados públicos en su llamado escudo social. Con todo, desde la presidenta Armengol, pasando por consellers, directores generales, gerentes de empresas públicas y hasta el último asesor recibirá el año que viene un incremento de un 3,5%.

Hasta después de elecciones

La Mesa del Parlament llevó a aprobación que los diputados de la Cámara Autonómica también recibieran ambos incrementos. No obstante, al no haber unanimidad y, de forma especial por el desacuerdo de Podemos, el presidente del Parlament decidió retirarla del orden del día. Vicenç Thomàs, máximo representante de la Cámara explicó los motivos: «Al no haber unanimidad decidí retirar la propuesta. Creo que este tipo de cuestiones no se deben aprobar por mayoría simple y se decidirá el año que viene», concluyó Thomàs.

Todo apunta a que ya será el nuevo Parlament, salido de las elecciones de mayo de 2023, quien decida si los diputados de Baleares se suben el sueldo o no. Es lo que se deduce de las palabras de Thomàs, ya que con la composición actual de la Cámara parlamentaria es difícil que se consiga un acuerdo. El hecho de que el PP también se opusiera al incremento salarial evitó una mayoría holgada y el PSOE decidió suspenderla. Curiosamente, los altos cargos de Podemos en el Govern no han puesto pegas a la subida que ha efectuado el Ejecutivo y sí lo ha hecho en el Parlament.

Sobre el incremento salarial a los miembros del Govern, el PP preguntó a la consellera de Hacienda, Rosario Sánchez. La titular de las cuentas del Govern les contestó durante una sesión de control que un diputado gana mucho más que un conseller y el trabajo de gestión es mucho más complicado que el parlamentario. Sánchez no iba desencaminada, ya que un conseller con el incremento aprobado en 2023 cobrará 64.000 euros brutos anuales. Por su parte, un diputado que sea portavoz o miembro de la mesa, incluso con el sueldo congelado, estará en torno a los 67.000 euros brutos anuales.

La titular de Función Pública, Mercedes Garrido, puede dar fe de ello. Garrido inició la legislatura de diputada socialista y en febrero de 2021 fue nombrada consellera en la remodelación de Govern impulsada por la presidenta Francina Armengol. «Yo he perdido dinero de ser diputada a consellera», aseveró Garrido a este periódico.

2.966 euros para Armengol

La presidenta del Govern, Francina Armengol, por su condición de diputada y acudir cada martes al pleno del Parlament, recibe una asignación de la Cámara Autonómica. Son 2.966 euros brutos al mes que están destinados a la presidenta por su actividad parlamentaria. Ello suma una cantidad anual de unos 35.500 euros.

De esta forma, la presidenta cobrará en 2023 los 73.200 euros de sueldo de presidenta y los 35.500 del Parlament. Ello suma una nómina anual de 108.700 euros brutos. La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), solo de sueldo de la Comunidad y sin contar lo que percibe de su parlamento, cobraba el año pasado 103.000. No obstante, el presidente autonómico que más cobra es el catalán Pere Aragonés (ERC) con 130.250 euros brutos al año.

Compartir el artículo

stats