La ministra de Justicia, Pilar Llop, ha lamentado este martes, durante una visita a los juzgados de Inca, la falta de una «unidad de criterio» en la aplicación por parte de los distintos tribunales y audiencias provinciales del Estado español de la Ley de garantía integral de la libertad sexual, más conocida como la ‘ley del solo sí es sí’, a raíz de la revisión por parte del Tribunal Supremo de la sentencia del ‘caso Arandina’ sobre el que la ministra no ha querido pronunciarse a la espera de conocer los fundamentos de derecho de la resolución.

La ministra ha destacado que la Fiscalía «se ha pronunciado en el mismo sentido del espíritu de la ley» de «no revisar la sentencia» si las penas están dentro de la horquilla penológica, aunque ha lamentado que «otros tribunales tienen un criterio distinto». 

No obstante, Llop ha querido «poner en valor» la ley porque «tiene aspectos muy positivos con la finalidad de proteger a las víctimas más allá de los elementos punitivos tanto a nivel social como también penal». A modo de ejemplo, ha señalado que «lo que antes era considerado un abuso, como los casos de sumisión química, que son un delito muy grave, ahora es una agresión sexual». También ha destacado que la ley del ‘solo sí es sí’ contempla la pena de privación de la patria postestad a los agresores de menores con independencia de la afiliación familiar.

Crisis en el CGPJ

Por otra parte, la ministra también ha apelado desde Inca al PP a renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para solucionar la «crisis institucional sin precedentes» que afecta al ámbito de la justicia y del Tribunal Constitucional y que ha atribuido al «bloqueo» del PP desde que en julio de 2018 se inició el proceso de renovación del CGPJ. 

«Toda la situación se ha contaminado y así lo ha puesto de relieve la propia Unión Europea, es escandaloso», ha añadido antes de asegurar que «este gobierno no renunciará a cumplir con la Constitución y por ello ha decidido nombrar a los dos magistrados del Tribunal Constitucional; ahora le toca al CGPJ cumplir con la legalidad y con la Constitución».

La ministra Llop también ha valorado la derogación del delito de sedición asegurando que durante este proceso «no se han tocado» delitos contra la Constitución como el de Rebelión y que se tipificará un subtipo agravado que «contenga lo que antes eran las conductas sediciosas».

La titular de Justicia ha explicado que el delito de sedición está incorporado en el Derecho Penal desde hace 200 años y que «está desfasado hasta en su nomenclatura y no se corresponde con los tiempos actuales», algo que había creado «muchos problemas en materia de cooperación internacional». Llop ha explicado que la situación actual con Catalunya «es muy diferente» a la de 2017.

La ministra de Justicia presentará este viernes en Cort las actuaciones del Ministerio en Palma. También se reunirá con la presidenta Francina Armengol y con el alcalde de Palma, José Hila.