50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

La inflación solidifica a la izquierda a seis meses de las elecciones

El Pacto aprueba el decreto ley contra la inflación y asegura los votos para los octavos presupuestos consecutivos

El Parlament validó ayer el decreto contra la inflación, con 200 millones de euros. CAIB

La izquierda se presenta constantemente como líquida, escurridiza, voluble, aunque a la hora de aprobar las normas importantes no duda en pasar a estado sólido, con algún fleco que se evapora durante el trámite parlamentario, usualmente en favor del PSIB y en detrimento de Més y Podemos. Cuestión de fuerza. Después de varias semanas con polémicas y mensajes estratégicos para diferenciarse de cara a las elecciones autonómicas y municipales de 2023 —nadie olvidará la feria de Londres—, el Pacto demostró ayer que, en el fondo, todo sigue igual, con una relación y comunicación fluidas. Los partidos reconocen la necesidad de seguir presentando iniciativas propias para oxigenarse, sobre todo después de siete años de gobierno conjunto en los que la ciudadanía ha visto como algunas reclamaciones no han sido solucionadas.

El Govern convalida el decreto ley de medidas urgentes para compensar la inflación, que supone una inversión de 200 millones de euros en ayudas y deducciones, que sirve como antesala del gran acuerdo: los presupuestos de la CAIB para 2023. El acuerdo incluye medidas como el subsidio a los parados, de 300 euros en el caso de recibir una prestación contributiva y de 600 euros en el caso de un subsidio de desempleo, que se pagarán de forma directa. 

Por otro lado, las cuentas generales alcanzarán los 7.200 millones, con más de 4.000 en políticas sociales, educación y sanidad. La izquierda conseguirá, una vez más, aprobar las séptimas cuentas en tiempo y forma a pesar de las críticas de toda la oposición, que las tilda de «electoralistas». Las discusiones, contradicciones y tiranteces no han dejado de sucederse, con momentos de tensión que han situado a la coalición al borde del precipicio, aunque siempre ha terminado de la misma manera: prevalece la unidad.

Més per Menorca, el único partido cuya oposición importa realmente a la presidenta del Govern, ha elevado el tono crítico respecto al Ejecutivo balear en las últimas semanas. El portavoz parlamentario de la formación, Josep Castells, confiesa que la posición crítica en debates como el del decreto contra la inflación es «difícil» ya que se trata de ayudas para quienes más lo necesitan, aunque se muestra muy descontento con medidas como la devolución de las matrículas universitarias por el agravio hacia las otras islas respecto a Mallorca. Apunta que los estudiantes de Menorca, Ibiza o Formentera que se desplazan hasta aquí deben hacer frente a gastos mayores por la residencia, manutención o gastos generales, por lo que considera que los recursos son «malgastados». Pese a que ningún partido votó en contra, toda la oposición cargó con dureza contra el Govern por «abusar» de la figura del decreto ley.

Més y Podemos ya han marcado líneas rojas en caso de reeditar el Pacto por tercera vez: renunciar a las grandes ferias turísticas, subir la ecotasa, más decrecimiento o subir la partida para vivienda pública. El PP comenzó la campaña electoral este fin de semana con su Convención Política, con Alberto Núñez Feijóo como invitado, y una premisa clara: «Salid y contad ahí fuera que la cuenta atrás del cambio ha empezado». El Pacto luchará por no evaporarse.

Compartir el artículo

stats