Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Black Friday en Mallorca: la religión del consumo incrementa adeptos

Black Friday en Palma el año pasado. B. Ramon

La Navidad es un pretexto ideal para que la religión del consumo, que tiene una de sus mayores celebraciones sobrevenidas en el Black Friday, pueda seguir ganando adeptos y justificar la satisfacción de sus fieles entre bolsas y paquetes acumulados. La penitencia está en el bolsillo y la tarjeta. Se aplica en incómodos plazos y ahora mismo, amparada en la aureola del fervor consumista, no repara en inflaciones ni pérdidas de poder adquisitivo.

Hasta los dioses de la meteorología se han avenido en posponer la llegada del frío hasta la misma semana del Black Friday. Con tal complicidad, la liturgia de la adquisición de prendas de moda y abrigo, alcanzará su mayor solemnidad. Así lo vaticinan unos comerciantes que ven atendidas sus preces y obrado el milagro de un cambio de tiempo que se ha hecho rogar a prueba de incrédulos reincidentes.

Los trenes asardinados que este pasado fin de semana han desembarcado riadas de gentes en Palma atraídas por el mundo artificial de las nuevas luces navideñas que entran en contradicción con la necesidad de ahorro energético, no son nada en comparación con el gancho del descuento prometido para la segunda mitad de la presente semana. Las religiones siempre han tenido un conflicto de intereses entre el dicho y el hecho. Las nuevas creencias del consumo tampoco predican con el ejemplo.

Además, la veloz implantación del Black Friday todavía no se ha podido sacudir el efecto de la inmadurez de la rápida expansión y la masiva aceptación. Por eso mismo, la Dirección General de Consumo se ve forzada a repetir la divulgación del padrenuestro que recomienda hacer listas de compra, vigilar garantías, mantener derechos de compra y conservar las precauciones.

Las campanas de los templos mayores del comercio, los grandes almacenes, ya repican a descuento. Los más modestos lo harán el fin de semana. Confían atraer una devoción colectiva capaz de adquirir un tercio de las compras de Navidad.

Compartir el artículo

stats