Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Mallorca que suma más muertes que nacimientos

Más de la mitad de los municipios presentan saldo vegetativo negativo - La crisis de natalidad se ve compensada por la llegada de migrantes

Residentes y turistas en el centro de Palma. B. Ramon

En 31 de los 53 municipios de Mallorca hubo más defunciones que nacimientos a lo largo de 2021. Buena parte se concentran en el interior, en la parte de la isla más rural, aunque también se localizan en la Serra de Tramuntana y, en menor medida, en el Llevant. En todo caso, significa que la mayoría de los municipios mallorquines presentan un saldo vegetativo negativo —los nacimientos menos las defunciones—. 

Pollença (-28), Artà (-24), Sineu (-19) y Ses Salines (-19) son las localidades que el año pasado registraron las diferencias más abultadas entre muertes y nacimientos, según datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado miércoles. 

En municipios menos poblados hubo menos fallecimientos en números absolutos, pero tuvieron más impacto por su escaso peso demográfico. Por ejemplo Fornalutx, donde se contabilizaron ocho óbitos por solo tres nacimientos. O Sant Joan, donde las 33 defunciones sumadas contrastan significativamente con los veinte nacimientos. Otro buen ejemplo es Búger, donde en 2021 hubo quince muertes por ocho nacimientos.

Estas cifras no significan que el saldo vegetativo en el conjunto de Mallorca sea negativo, aunque se encamina a este escenario. La isla contabilizó el año pasado 7.523 nacimientos y 7.005 defunciones, lo que se traduce en un saldo vegetativo positivo de 518 personas. A nivel de Balears, hubo 718 nacimientos más que óbitos. 

Se trata de una tendencia que confirma un descenso de la natalidad iniciada en los últimos años. Y son los migrantes llegados al archipiélago los que impiden que las cifras de natalidad sufran una caída todavía más pronunciada.

También hay una Mallorca que mantiene un buen pulso demográfico. Palma, donde vive aproximadamente la mitad de la población de la isla, presentó en 2021 un saldo positivo de 333 personas entre los nacimientos y las muertes. Un margen que se ha estrechado con el paso de los años, como en la gran mayoría de municipios que siguen presentando un crecimiento vegetativo positivo. 

Óbitos contra nacimientos en 2021 Fuente: INE / DM

Santa Eugènia (21 nacimientos y trece óbitos), Alcúdia (166 nacimientos frente a 106 fallecimientos) y Santa Margalida (115 nacidos y 84 defunciones) son los municipios que incrementan más población por la vía de la natalidad. 

Incremento de población

Estas cifras no desmienten la realidad de que Mallorca vive una explosión demográfica como consecuencia de la llegada de población migrante asociada al turismo. En este sentido, la población en el conjunto del archipiélago creció hasta sumar 1.232.270 personas durante la primera mitad de este 2022, lo que supone un 0,68% más que el año anterior, informó ayer el INE. Se trata del segundo mayor incremento de todo el país.

Hubo un saldo migratorio positivo de 9.265 personas. Por contra, cuatrocientos ciudadanos abandonaron el archipiélago con destino a otras comunidades. 

De este modo, Mallorca debe su crecimiento demográfico a la llegada de inmigración extranjera, que además tiene más hijos que la local, tal como pone de manifiesto la tasa de fecundidad de ambos segmentos. 

Por su parte, el turismo dispara la población flotante en temporada alta y ya se han recuperado los niveles anteriores a la pandemia. De hecho, el pasado agosto Mallorca batió su récord absoluto de presión humana con 1.473.973 personas en la isla aquel día, según datos del Institut Balear d’Estadística. 

Compartir el artículo

stats