Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio llega al Black Friday y a Navidad con demasiado producto sin vender

Las pequeñas tiendas lamentan tener que aplicar descuentos cuando tienen los estantes llenos y auguran dificultades durante diciembre

El comercio estima que la moda presentará las mayores ofertas durante el Black Friday. G. Bosch

«Durante el Black Friday los comerciantes van a tener que vender con descuentos un producto que apenas ha salido de las cajas, y eso es insostenible porque llevamos así varios años», lamenta el presidente de la mayor patronal del sector en las islas (Afedeco), Toni Gayá. Desde las grandes empresas del sector se coincide en que la campaña comercial que se abrirá a finales de este mes va a estar muy centrada en el textil y el calzado debido a que las estanterías están llenas de prendas de invierno pese a estar ya a mediados de noviembre, y se añade que será en este tipo de producto sobre el que se van a centrar los mayores reducciones de precios. Pero las perspectivas no mejoran si se avanza en el calendario, ya que el pronóstico para la campaña navideña dista de ser mucho más favorable, al considerar que la subida de costes como las hipotecas, la alimentación o la electricidad están dejando a las familias un margen muy limitado para gastar en moda.

El principal enemigo del sector durante las últimas semanas ha sido que la meteorología, marcada por unas temperaturas anormalmente altas, ha frenado la adquisición de la ropa de abrigo, a lo que se ha sumado una reducción de las ventas a medida que los turistas han ido abandonando las islas y la demanda a pasado a depender de la clientela local. Eso explica que algunas grandes firmas admitan que tras una primera quincena de octubre positiva, la segunda ha sido floja.

Se aplazan las compras

Según se pone de relieve desde el pequeño y el gran comercio, el ‘tiempo de otoño’ no llegó a la isla hasta el pasado jueves, cuando se registraron lluvias y descensos en las temperaturas. Eso ha provocado que los estantes de las tiendas estén llenos de mercancía sin vender. Y dado que en menos de dos semanas se iniciará la aplicación de los descuentos vinculados al Black Friday, que se celebrará el próximo día 25, los clientes están aplazando sus compras para poder acceder a los productos que necesitan con reducciones en los precios.

Eso supone ‘llover sobre mojado’. Gayá recuerda que el pasado junio las tiendas ya se vieron abocadas a aplicar reducciones en sus precios, cuando apenas habían comenzado a vender la ropa de verano, al optar las grandes empresas del ramo por iniciar las rebajas estivales a finales de ese mes. El presidente de Afedeco advierte de la situación a la que se está abocando a muchos pequeños negocios del ramo, que se están viendo obligados a trabajar con unos márgenes de beneficios tan reducidos que ponen en peligro su viabilidad.

Eso explica que algunas tiendas anuncien ya que este año el Black Friday solo se va a celebrar durante ese viernes, sin extenderlo a lo largo de la semana, y que los descuentos que se van a ofrecer serán moderados.

Como se ha indicado, las expectativas existentes para la campaña navideña no mejoran sustancialmente, aunque en este caso la palabra que más se repite es «incertidumbre». Pero es aquí cuando se señala especialmente que el consumo de las familias residentes se está viendo debilitado al verse obligadas a desviar una mayor parte de su presupuesto al pago de hipotecas o de productos de primera necesidad como la alimentación.

Toni Gayá señala que hay segmentos comerciales que están aguantando mejor que otros, una apreciación compartida por algunas grandes firmas del sector. En este aspecto, se apunta que la demanda de nuevas tecnologías se mantiene muy potente, y que el problema en todo caso es la escasez de los últimos modelos de algunas marcas.

Del mismo modo, se indica que los productos de juguetería mantendrán en Navidad un buen nivel de ventas ya que las restricciones en el gasto familiar no se aplican habitualmente sobre los más pequeños. También se espera un nivel de gasto apreciable en productos de regalo, como la perfumería, o en alimentación.

Pesimismo en la moda

Donde se señalan los peores pronósticos es de nuevo sobre el textil y el calzado, al considerar que es el segmento donde más fácilmente se renuncia al gasto, especialmente en el caso de la moda masculina.

Un aspecto que se pone de relieve es que el Black Friday se ha convertido en el pistoletazo de salida de las compras navideñas (anteriormente era el Puente de la Inmaculada), de ahí que las previsiones para ese día sean buenas, con un debilitamiento del consumo a lo largo de las semanas siguientes. Globalmente, se estima que la facturación quedará por debajo de la de 2019.

Compartir el artículo

stats