El director de cine Marcos Cabotá se queda sin volar a Barcelona para el estreno de su película

El mallorquín estalla contra “la mala praxis de Vueling de vender más plazas que asientos” – Tras encontrarse con su primer vuelo cancelado a la Ciudad Condal no ha conseguido entrar en el de la tarde y se pierde la presentación de su documental

El director de cine Marcos Cabotá, uno de los afectados este viernes por la falta de plazas aéreas a Barcelona.

El director de cine Marcos Cabotá, uno de los afectados este viernes por la falta de plazas aéreas a Barcelona. / MANU MIELNIEZUK

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

La confluencia de un fin de semana de alta ocupación en el transporte aéreo desde la isla –en el que los agentes de viaje han alertado de la dificultad para encontrar un vuelo a Madrid o Barcelona desde el jueves–, más el cierre del espacio aéreo esta mañana por la caída de un cohete chino dejaron ayer al director de cine Marcos Cabotá sin poder viajar a la Ciudad Condal. “Me pierdo el estreno de mi propia película por vuestra culpa”. Así ha estallado el mallorquín en Twitter contra Vueling, aerolínea que además este viernes también sumó la huelga que secundan sus tripulantes de cabina.

“Debido a la mala praxis de Vueling de vender más plazas que asientos, hoy me quedo en tierra y no podré asistir al estreno de Sonic Fantasy, su nuevo proyecto, presente en el International Music Documentary Film Festival.

El director de cine pide “disculpas a la organización y a todas las personas que esperaban verme esta noche” en sus redes sociales. “No voléis con Vueling”, zanja su mensaje. La aerolínea de bajo coste del grupo de Iberia le ha respondido para que la contactara directamente y “hacer todo lo posible” para ayudarle. La respuesta de Cabotá es clara: "Tarde, me pierdo el estreno de mi propia película por vuestra culpa. Primero me canceláis el vuelo de las 12 horas y luego no me dejáis entrar en el de las 16 horas. Ha sido precioso ver cómo nos denegaban la entrada a un grupo de pasajeros para que luego sí entraran dos de vuestros compis”.

Así las cosas, Cabotá no estuvo presente anoche en el estreno de su sexto largometraje, en el que el director transporta al espectador a Los Ángeles de los años ochenta para conocer la historia del ingeniero de sonido Bruce Swedien, que un día decidió embarcarse en un proyecto que revolucionó la industria de la música para siempre, el disco superventas Thriller, de Michael Jackson.