Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los inspectores turísticos piden escolta policial para cazar la oferta ilegal

Aseguran que los turistas alojados colaboran más para detectar las irregularidades con la presencia de los agentes

Turistas con maletas por el centro de Palma en busca de su alojamiento turística en una casa particular. | B.RAMON

Los inspectores de Turismo del Consell de Mallorca han pedido colaboración a las Policías Locales de los municipios de Mallorca para que les proporcionen escolta durante sus inspecciones. Reclaman ser acompañados cuando acuden a zonas de gran afluencia de alquiler turístico, que es donde se concentra una notable proliferación de oferta irregular. Desde el Consell de Mallorca confirmaron que ya se han realizado colaboraciones entre la Policía Local y los inspectores turísticos en Palma. Ahora se pretende abrir el abanico en otras localidades de la isla con una importante actividad de alquiler vacacional.

Este periódico ha tenido acceso a una de las solicitudes de los inspectores turísticos del Consell a los responsables de una Policía Local. En ella, los inspectores aseguran que los turistas alojados en alquileres vacacionales «colaboran mucho más con la presencia de los agentes» y es más fácil poder cazar las «irregularidades» del establecimiento.

Además de Palma, también se ha solicitado la escolta policial para los inspectores turísticos en Calvià y Llucmajor, mientras que se está ultimando la colaboración en la localidad de Marratxí. En la capital balear se ha detectado oferta turística irregular en prácticamente todas las barriadas. Esta misma situación se está extendiendo ya en localidades del área metropolitana de Palma.

Se trata de pisos que se promocionan mediante plataformas web y no cuentan con las plazas turísticas otorgadas por la administración ni tampoco con licencias de actividad. Esta práctica es muy difícil de cazar por parte de los inspectores turísticos, ya que cuando acuden a la vivienda que presuntamente está dedicada al turismo irregular no encuentran al propietario. Tan solo hallan los turistas que en muchas ocasiones se hacen pasar por amigos o conocidos del propietario y aseguran que les ha dejado la vivienda para pasar unos días de vacaciones en Mallorca.

No obstante, según explicaron desde el Consell de Mallorca, los inspectores han podido comprobar que con la presencia de los agentes del orden los turistas alojados colaboran de forma más efectiva y en la mayoría de ocasiones confiesa cómo ha alquilado la vivienda y a través de que plataforma digital encontró el alojamiento. Esta información es fundamental para que los inspectores puedan verificar si el alquiler está dado de alta para la actividad turística, si cuenta con las plazas requeridas, los permisos y pueden iniciar los expedientes sancionadores. Asimismo, en ocasiones hay denuncias de vecinos por esta actividad irregular o simplemente se detectan turistas con maletas entrando en edificios plurifamiliares donde no está permitido el alquiler vacacional.

Mallorca cuenta con 120.000 plazas de alquiler vacaciones legal. No obstante, se calcula que una cantidad similar puede operar de forma ilegal en la isla mediante plataformas como Airbnb y HomeAway que no exigen al propietario de la vivienda estar de alta para la actividad turística.

El Consell de Mallorca ha asumido las competencias de ordenación e inspección turística este año. Hasta la fecha eran del Govern. En 2019 la Comunidad Autónoma interpuso una multa de 300.000 euros a Airbnb por comercialización turística de viviendas y los tribunales la anularon.

Compartir el artículo

stats