Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los payeses alarmados por el varapalo de Madrid contra los productos locales

Apaema critica que el Gobierno Sánchez vea inconstitucional fijar porcentajes mínimos para su consumo en los hoteles, cuando la ley Negueruela ya está dando frutos con las cadenas -Apunta a intereses de las grandes corporaciones de la industria alimentaria

Miembros de Apaema, en la playa de s’Arenal, reclamando que los beneficios del turismo también lleguen a su actividad. | APAEMA myriam b.moneo. palma

Ha caído como un jarro de agua fría en el sector primario que el Gobierno de Pedro Sánchez considere inconstitucional que la ley turística balear obligue a los hoteleros a garantizar porcentajes mínimos de consumo de producto local en los establecimientos y que los vaya revisar para incrementarlos, lo que vulnera los principios de igualdad y no discriminación de las empresas en el mercado español. Cuando los payeses por fin veían la luz después de reclamar tantos años que el sector turístico les apoye para su supervivencia y ahora ya se está notando su demanda, además de que se han iniciado negociaciones con cadenas hoteleras, llega este «sinsentido en aras de la libre competencia».

La Associació de la Producció Agrària Ecològica de Mallorca (Apaema) no entiende la postura de Madrid. «No casa con la economía circular, cuando la Unión Europea hace política a su favor y los porcentajes (obligación de las empresas y establecimientos turísticos de ofrecer entre un 3% y un 5 % de productos frescos agrarios, ganaderos y pesqueros con origen en Balears) son tan mínimos», critica Miquel Coll, presidente de la organización.

«Tiene que haber libre competencia pero no tiene sentido traer comida de la otra punta del mundo con tantos costes ambientales y energéticos», censura Coll. Ante esa postura tan «chocante» por parte del ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que es que el aprecia la inconstitucionalidad de la norma y pone en entredicho el apoyo de la Ley Turística de Balears al sector primario, el líder payés señala a «los intereses que están detrás de estas demandas». El presidente de Apaema se refiere a «las presiones que llevan a acabar legislando a favor de los grandes lobbies de la industria alimentaria y las grandes corporaciones».

La próxima semana Apaema tenía ya prevista una reunión con la consellera de Agricultura y Pesca, Mae de la Concha, en la que los payeses abordarán este asunto, además de que debatirán al respecto en la junta de la asociación.

La enmienda a la ley turística sobre el fomento del consumo del producto local, que introdujo Unidas Podemos, ya está dando frutos. «A diferentes productores les han llamado las cadenas hoteleras para suministrarles» género, dice Coll. Por su parte, los podemitas advirtieron ayer que defenderán ante el Gobierno central que el sector primario «se beneficie de la riqueza del turismo».

La demanda por parte del sector hotelero favorece la sostenibilidad de las explotaciones agrarias, asevera Coll, y si la producción fuera rentable, «sin competir con precios irrisorios», se aseguraría su viabilidad, añade.

A Xisco Llompart, miembro de la junta de Apaema y presidente de la Cooperativa de Agricultura Ecológica de Mallorca, no le «sorprende» el varapalo del Gobierno central: «Era previsible». Reitera las críticas que vertió cuando se aprobó la ley Negueruela, por dejar de lado los productos ecológicos, cuando «al producto local kilómetro cero y ecológico lo apoya mucho la legislación europea». Llompart cree que se tenía que haber defendido lo autóctono desde «un sello ecolocal», como en Euskadi , Cataluña o la Comunitat Valenciana.

Según un estudio de la conselleria de Agricultura el apoyo al producto local con los porcentajes fijados en la ley turística implicaría unos 20 millones de euros anuales para el sector agrario y pesquero de las islas. Y si se eleva al 10%, se llegaría a 50 millones.

Compartir el artículo

stats