Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud asistió a 238 alumnos con ideaciones suicidas el pasado curso

La pediatra Mercedes Escarrer matiza que la mayoría de las actuaciones son de riesgo bajo y que están formando a los estudiantes y al profesorado con talleres que les enseñen a gestionar una mayor ansiedad causada por la covid-19

Salud ha diseñado dos programas para evitar que una patología crónica o un trastorno mental impidan una normal escolarización. Bernardo Arzayus

El programa CoorEducaSalutMental que atiende las necesidades del alumnado con problemas diagnosticados y sobrevenidos de salud mental atendió el pasado curso académico (2021/22) a un total de 238 casos de estudiantes que habrían manifestado ideaciones suicidas. La enfermera gestora de estos casos que coordina este programa, Marina Ovejero, revela que el 70% de las actuaciones llevadas a cabo el pasado curso por trastornos mentales (341) lo fueron por esta causa.

La pediatra Mercedes Escarrer, que coordina junto a Ovejero este programa, matiza que las actuaciones sobre alumnos con un riesgo grave de que lleven a cabo ideaciones suicidas manifestadas «son muy pocas», tranquiliza.

No obstante, admite que los efectos de las medidas que se debieron adoptar por la pandemia se están dejando notar y que por ello están dando mucha formación para que tanto el profesorado como el propio alumnado sepan manejar estas situaciones. «Las cifras (de atenciones por riesgos autolíticos) son muy altas y alarmantes», admite Escarrer como uno de los principales efectos secundarios que nos ha dejado la pandemia.

Manejar el malestar

«Los estamos dando talleres de manejo de la ansiedad, pautas para que sepan cómo relajarse y manejar ese malestar emocional que sufren así como para acostumbrarles a reducir el uso de la tecnología (dispositivos móviles)», detalla la pediatra.

La conselleria de Salud implantó primeramente en el curso 2016-2017 el programa CoorEducaSalut para que enfermeras de los centros de salud más próximos acudieran a las aulas que tuvieran escolarizados a alumnos con problemas de salud graves y crónicos para cubrir sus necesidades habituales.

Los alumnos tributarios de estas atenciones serían aquellos que padezcan episodios de asma graves, alergias con riesgo de anafilaxia (reacción alérgica muy grave, que puede llegar a causar la muerte, por una reacción desmesurada del sistema inmune por la exposición a un alérgeno externo), diabetes, epilepsia y cardiopatías que entrañen el riesgo de una muerte súbita. La enfermera Marilén Sansó es la que gestiona y organiza la asistencia de estos casos.

Tres años después, en el curso 2019/20, se implantó el otro programa para atender las necesidades del alumnado con problemas de salud mental. Este programa coordina la atención de niños y adolescentes con patologías mentales diagnosticadas como trastornos del neurodesarrollo [disfunciones del Espectro Autista (TEA), de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), junto a otros] así como trastornos emocionales graves y alumnos con riesgo autolítico (suicidio) detectados en el centro educativo.

La enfermera gestora de casos de este programa, Marina Ovejero, explica que los centros escolares suelen reclamar su ayuda cuando se encuentran ante dudas sobre cómo actuar ante un trastorno de la conducta alimentaria que viene acompañado por un problema emocional añadido, pone como ejemplo.

Y que en estos casos comprueban si el alumno en cuestión está siendo atendido por algún dispositivo asistencial de salud mental para coordinarse con su psicólogo de referencia así como para facilitarles también toda la información a los orientadores de su propia escuela formados previamente para atender estas cuestiones.

Ambos programas, destaca su coordinadora Escarrer, tienen un único y prioritario objetivo: conseguir una escolarización normalizada para los alumnos con problemas de salud crónicos como los citados o con trastornos diagnosticados o sobrevenidos de salud mental en todas las escuelas públicas, privadas o concertadas de esta comunidad y en todos los niveles educativos.

776 alumnos controlados

La pediatra revela que en el programa CoorEducaSalut tienen ya identificados, solo en Mallorca, a 776 alumnos con alguno de los problemas de salud crónicos que pueden obligar a las enfermeras del centro de salud más próximo a desplazarse hasta su escuela para ayudarles de alguna manera.

Durante el curso pasado este programa realizó 226 actuaciones en las que mayoritariamente (136 de ellas) se atendieron diversas problemáticas de alumnos con diabetes. Tras las asistencias a estudiantes con la enfermedad metabólica las siguientes más numerosas fueron las actuaciones en casos de alergias (40). Otros doce alumnos fueron asistidos por cardiopatías, 5 por episodios de epilepsia y 3 por ataques de asma.

La previsiones que manejan las responsables sanitarias de este programa pasan por que las enfermeras de los centros de salud de Mallorca acudan a las escuelas de la isla 52 veces cada jornada para solventar estas situaciones.

Compartir el artículo

stats