Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

Los dietistas denuncian que cada vez se piden más menús especiales en los colegios

Su presidente revela un aumento de la exclusión de alimentos «con mala reputación» como el gluten o la lactosa

Una imagen de archivo del comedor escolar del CEIP de Rafal Vell. MANU MIELNIEZUK

El presidente del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Balears (CODNIB), Manuel Moñino, denuncia que los profesionales de su colectivo encargados de validar la idoneidad de los menús de los centros escolares públicos de las islas reciben cada vez más peticiones de comidas especiales en las que se excluya «alimentos con mala reputación» como el gluten o la lactosa.

Desde la conselleria de Educación matizan que la autorización de estos menús especiales para celíacos o alumnos con intolerancia a la lactosa está supeditada a una prescripción médica, un facultativo debe confirmar la intolerancia alimentaria. Por ello, el departamento de Martí March detalla que estos menús especiales solo se autorizan para alumnos celíacos, con intolerancias o alergias a determinados alimentos o que deben seguir dietas hipocalóricas, entre otros. Asimismo, también se autorizan por motivos religiosos o confesionales, añade Educación.

Moñino confirma este extremo aunque matiza que solo el hecho de tramitar estas peticiones ya lastra y ralentiza el quehacer diario de estos profesionales de la nutrición que, como resalta Educación, son los encargados de elaborar unos menús equilibrados basados en la beneficiosa dieta mediterránea y que deben incluir alimentos de proximidad y el consumo de frutas y verduras de temporada, cuando sus propiedades son más beneficiosas.

Asimismo, el presidente del CODNIB apunta a que las familias vegetarianas o veganas pueden reclamar, escudándose en cuestiones ideológicas, que se les faciliten menús de estas características. «Al igual que un alumno musulmán puede reclamar comidas que no contengan carne de cerdo, otros estudiantes pueden solicitar menús vegetarianos alegando que en sus hogares no se consume carne, leche o huevos».

Moñino concluye advirtiendo que este aluvión de peticiones de menús especiales, tanto si son aceptadas como si no, están colapsando la capacidad operativa de los comedores escolares tanto si los menús son confeccionados en cocinas de las propias escuelas como si tienen externalizado el servicio en empresas de catering.

Compartir el artículo

stats