Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BOULEVARD

Boulevard: Carlos III dejó a solas a Lady Di con Juan Carlos I en Marivent

La NBA ha reducido al propietario del Real Mallorca a una combinación de Jesús Gil y Benny Hill, el Consell socialista pagará millones al autor de «¿Por qué lloran tanto las mujeres?»

La química entre Lady Di y Juan Carlos de Borbón funcionaba a la perfección. Lady Colin Campbell, biógrafa de la Princesa de Gales, establece que la madre del heredero convirtió al Rey de España en su confidente cuando se quedaban a solas en Marivent.

Después de abalanzarse sobre el documental Salvar al Rey, que ha desilusionado a las jóvenes generaciones sobre la figura del penúltimo Jefe del Estado, miles de personas me asaltan por la calle para preguntarme cómo pudo sobrevivir Lady Di a Juan Carlos I durante cuatro veraneos consecutivos en Marivent. Mi respuesta es que no sabemos lo que pasó, pero no nos queda duda sobre lo que pudo haber pasado.

La foto de Lorenzo que hoy nos ilustra se erige en testimonio imbatible de la química radiante entre el Rey de España y la primera esposa de Carlos III. Contamos además con el testimonio de Lady Colin Campbell, biógrafa de Lady Di. Según la aristocrática escritora, la princesa convirtió a Juan Carlos I en su confidente mallorquín, aprovechando que «a menudo se quedaba sola en Marivent, porque Carlos pasaba menos días en España».

El peligro no empeoraba en presencia de Carlos de Inglaterra, que huía de Marivent para pintar acuarelas en la Serra hoy gestionada por la patronal Traumuntana XXI, lo cual redundaba en la soledad de Diana y Juan Carlos. En fin, Lady Colin Campbell olvida a otro gran depredador en las proximidades, el gorrón Constantino de Grecia. Busque las fotos en que besa tiernamente a Lady Di mientras esperaba a que los griegos lo devolvieran al trono.

Es posible que hablar de bullying lo empeore, como sostiene Martí March, pero está claro que la ocultación y el encubrimiento no lo estaban mejorando. El Govern se encomienda a gestiones ocultas, milagros no divulgados y hechicerías, mientras los psicopedagogos exigen ahora que se hable de suicidios con la misma furia que desplegaban para prohibirlo. Las sectas, ya se sabe. Los abusos masivos a las menores tuteladas y el matonismo con los alumnos tutelados no son las únicas contradicciones de la izquierda con sus postulados angélicos.

Entregar millones de euros a un individuo que acaba de ser condenado por racista y sexista es una nueva marca de la política mallorquina. No siempre agrada reconocer una equivocación, pero es obligado pedir disculpas por haber equiparado el patrocinio al Mallorca a cambio de nada con los Foros Urdangarin, porque Jaume Matas nunca llegó al grado de entreguismo hacia el cuñado del Rey mostrado por Catalina Cladera en pro de Robert Sarver. Hasta que el fútbol nos separe y con dinero ajeno, claro.

La NBA ha reducido al propietario del Real Mallorca a una combinación de Jesús Gil y Benny Hill, véase la propuesta de Sarver de que «los jugadores de los Suns deberían embarazar a las strippers de Phoenix, para que se sintieran conectados a la ciudad y con más ganas de quedarse en el equipo», según el informe de la NBA. En resumen, el Consell socialista pagará millones al autor del delicado «¿Por qué lloran las mujeres?» Eso sí, bienvenida sea la rehabilitación del condenado a cargo del PSOE, si nos libra de las monsergas y moralinas de la socialista Silvia Cano. Desenmascarado una vez más el falso feminismo, enhorabuena a Més, el único ganador neto de la astracanada.

El Camp Nou se llama ahora Spotify, lo cual me ha obligado a cancelar de inmediato mi contrato con la factoría musical que arranca con el himno del Madrid. Para resaltar los valores emergentes, se presentan a gran tamaño las siluetas de tres jugadores, Gavi, Ansu Fati y Pedri, especialmente requerido por la marca, y de tres jugadoras, ninguna de las cuales coincide con las mallorquinas Mariona Caldentey o Patri Guijarro. Recuérdelo cuando vuelva a elucubrar si la salvación de Mallorca vendrá de Cataluña.

En cambio, es curioso que la reedición de Art de la cuina de Fra Francesc Roger, el recetario más antiguo de la historia de Balears, sea reeditado en el tomo 7 del restaurante 7 Portes en su Col.lecció de Receptaris Històrics de Cuina Catalana. Y eso que leo, escucho y veo a cocineros por todas partes. El libro menorquín del siglo XVIII contiene dos centenares de recetas de carne, pescado, marisco y vegetales diversos.

Reflexión dominical atronadora: «Solo un Rey puede abdicar del trono, un ciudadano solo puede abdicar de sus principios».

Compartir el artículo

stats