Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

Un día ingresado en un hospital vale 1.072 euros y si acabas en la UCI, 2.055

Última actualización de los precios de los procesos asistenciales que ofrece la red sanitaria pública

Imagen de archivo de una operación del corazón. HUSE

Es bastante habitual que los usuarios de la sanidad pública se quejen de los dilatados tiempos de espera que deben aguardar para ser visitados por un médico o ser intervenidos quirúrgicamente. Pero lo que muchos ignoran es que las asistencias que reciben en los hospitales públicos y centros de salud de las islas de forma gratuita, tan solo presentando su tarjeta sanitaria, tienen un elevado coste que en la mayoría de los casos no podrían afrontar si el sistema nacional de salud de este país no fuera universal y gratuito.

Y para conocer el coste real de todos los procesos asistenciales que se ofrecen en los centros sanitarios de la red pública de Baleares, basta con revisar su última actualización publicada en el BOIB en el mes de diciembre del año pasado.

Así, a un ciudadano extranjero de un país sin un convenio específico con este o a usuarios sin derecho a asistencia sanitaria de la Seguridad Social, pasar un día hospitalizado en planta le costaría 1.072 euros. 

Si está ingresado tras una intervención quirúrgica, el despliegue de recursos humanos y materiales para atenderle es mayor y elevan el desembolso hasta los 1.368 euros. Cantidad que se redondea hasta los 2.055 euros por día de ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), que todo el despliegue asistencial que ello implica.

UCI covid: 3.088 euros por día

La covid-19 lo ha impregnado todo en estos últimos años y también lo ha hecho con estos precios públicos. Si ingresas en un hospital con la enfermedad respiratoria y no estás asegurado, deberías pagar 1.461 euros por estancia. Y si empeoraras y tuvieras que ser trasladado a una UCI para ser conectado a un respirador, ni más ni menos que 3.088 euros por día. Imaginen por un momento la cantidad que tendría que desembolsar uno de los pacientes que superó la enfermedad tras batir después de 159 jornadas el récord de permanencia en una unidad de este tipo: 490.992 euros.

Los servicios de Urgencias hospitalarias se suelen colapsar en momentos puntuales. Pero las aglomeraciones serían a buen seguro más livianas si los usuarios que hacen uso de ellos tuvieran que desembolsar 343 euros solo por ser atendidos sin un posterior ingreso con el cual habría que pagar algo más del doble, 710 euros.

Los procesos quirúrgicos son caros porque, entre otras cosas, suponen la activación de un elevado número de profesionales, desde los cirujanos al humilde celador que lleva al paciente al quirófano. El más oneroso de ellos es un trasplante cardiaco o pulmonar de la máxima gravedad, intervención que costaría 174.462 euros. Otros trasplantes de la misma gravedad son más asequibles, pero ninguno de ellos baja de los 130.000 euros.

Todas las cantidades mencionadas aluden a procesos o estancias en hospitales de agudos. Los precios públicos de Atención Primaria, la puerta de entrada a la sanidad pública, son afortunadamente más asequibles para todos los bolsillos.

Compartir el artículo

stats