Hasta el pasado 28 de agosto se habrían producido en Baleares un total de 6.326 defunciones, cifra que supondría un 10,6% más que las que hubo que lamentar en el mismo periodo del año anterior y un 18% superior a los fallecimientos registrados en los primeros 8 meses de 2019, año prepandémico en el que todavía no había que contabilizar la mortalidad más elevada provocada por la difusión del virus SARS-CoV-2, según una estimación elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que se hizo pública ayer.

Con los citados porcentajes, en este archipiélago habrían fallecido en el citado periodo 670 personas más que en 2021, ejercicio en el que la enfermedad respiratoria provocada por el virus pandémico ya estaba llenando las camas de los hospitales públicos y privados de las islas, y hasta 1.138 defunciones por encima de las habituales en un año en el que la covid-19 todavía no había aparecido.

El Instituto Nacional de Estadística abundó que las semanas con más mortalidad del año fueron la del 24 al 30 de enero y la del 31 de enero al 6 de febrero, con 242 muertes registradas por cualquier causa en cada una de ellas.

Preguntada la conselleria de Salud por los motivos de este exceso de mortalidad, no supieron dar razón de ellos aunque remitieron a unas averiguaciones que estaría haciendo del Servei d’Epidemiologia adscrito a la dirección general de Salud Pública y que al cierre de esta edición aún no habían concluido.

Caen los nacimientos

Paralelamente, el INE también reveló que los nacimientos en Baleares habrían caído un 3,6% en lo que va de año, con 5.155 nacimientos. El dato suponía un 5,36% menos de nacimientos que en 2019, antes de la pandemia de covid. De estos nacimientos, 1.786 correspondían a madres de 30 a 34 años; 1.434 eran madres de 35 a 39 años; y 940 de entre 25 y 29 años. Un total de 557 eran madres de más de 40 años (dos de ellas de más de 50 años) y 438 eran menores de 24 años (una de ellas, menor de 15 años).

Estadística estimó que se produjeron 836 nacimientos sólo en el mes de julio, que hasta ahora ha sido el mes de 2022 con más nacimientos después de enero (797). En cambio, abril fue el mes con el dato más bajo en Baleares, 640.