Baleares y Canarias son las únicas comunidades autónomas donde el Índice de Precios de Consumo (IPC) subió en agosto respecto a julio, con crecimientos de 0,4 y 0,1 puntos, respectivamente, hasta situarse con carácter anual en el 10,7% y el 9,5% respectivamente, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La inflación en España se situó el mes pasado en el 10,5%, una décima más de la tasa que adelantó el INE el pasado día 30 y tres décimas menos que la registrada en el mes de julio.

Por su parte, los precios hoteleros cerraron agosto con un incremento del 32,5% respecto al pasado año, según los datos publicados ayer por el INE, un porcentaje que explica en una parte sustancial el aumento de la inflación que se ha registrado en las islas, superior al de la media estatal, según se apuntó desde la Dirección General de Modelo Económico del Govern, liderada por Llorenç Pou. De esta forma, se señaló que son los turistas los que han tenido que asumir buena parte del impacto que esta mayor inflación balear ha conllevado.

Desde este departamento autonómico se puso de relieve que el mes pasado se cerró con una subida anual de los precios en el archipiélago del 10,7%, dos décimas por encima de la media española, de un 10,5%. Es en este marco en el que se destacó el encarecimiento que aparece en el capítulo relacionado con el alojamiento, ya que el aumento interanual que presenta, con el citado 32,5%, es notablemente superior al 18,3% estatal.

Según la citada Dirección General, el sector hotelero está logrando trasladar a sus precios finales el aumento de los costes que está registrando, con un ritmo similar el que presentan la electricidad y los carburantes, lo que supone triplicar la inflación media de las islas, cifrada en el 10,7% antes indicado.

Desde Modelo Económico se añadió que aunque una gran parte de la subida de los precios se debe precisamente a los productos energéticos, al igual que en el conjunto de España, estos valores tienden a reducir su peso. Así, se indicó que si se suprimieran esas categorías vinculadas a la electricidad y los carburantes, la inflación de agosto se hubiera situado en torno al 8%

Por su parte, desde la patronal PIMEM se reclamó intervenir urgentemente los mercados eléctricos y del gas para no colapsar la economía europea y evitar la especulación de los precios de la energía.