50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel López: «El aumento del ‘bullying’ es alarmante y los recursos no bastan»

El abogado de Sin Acoso Escolar Mallorca, Miguel López, está en contacto con la familia de Izan y asegura que el centro debía requisar los móviles

El abogado Miguel López Borton. | DM

El vídeo de Izan, sentado en el patio del colegio llorando mientras sus compañeros le insultan, se ha viralizado en las redes y ha dado la vuelta al país. Pero tan solo es la punta del iceberg: «Lo que no vemos es abismal. El acoso escolar aumenta a un ritmo alarmante y los recursos jurídicos no son suficientes». Son palabras del asesor jurídico de Sin Acoso Escolar Mallorca, Miguel López Borton, también vicepresidente de esta entidad que atiende y acompaña a las víctimas.

La familia de Izan, de hecho, se ha puesto en contacto con la entidad a raíz de la polémica en Lloseta. «El hermano de la víctima me contó que la escuela de verano, supuestamente, requisó los móviles de los niños», asegura. Es obvio que no se cumplió, puesto que los niños grabaron las imágenes con un móvil e incluso Izan tiene un teléfono entre las manos en el vídeo.

«Si es cierto que el menor lleva cuatro años sufriendo, tienen responsabilidad los profesores, los tutores, los monitores y la dirección del centro, porque esto iría más allá de la escuela de verano», indica López, que insiste en que habría que conocer toda la información al detalle antes de dirimir responsabilidades. A priori, podría incluso plantearse si los padres de los acosadores tendrían responsabilidad civil por los daños, plantea el profesional.

El abogado señala que cada año asesora a cerca de 130 niños víctimas de maltrato escolar, «y va a más». El aumento se ha notado sobre todo después de la pandemia: «Los niños han estado mucho tiempo encerrados y con muy pocas relaciones sociales. Algunos han perdido capacidad de empatía y se han vuelto más egoístas».

Sin embargo, las herramientas jurídicas disponibles para resolver este tipo de casos «no bastan». Desde la asociación, explica López, recogen firmas para impulsar una normativa específica para el acoso escolar, al estilo de otras leyes que protegen a colectivos vulnerables.

Para López, el protocolo de la Conselleria es «insuficiente» y «carece de recursos» y, sobre todo, de más presupuesto. «Faltan herramientas para que los centros trabajen la convivencia en su día a día, no hay que llegar a este punto para que las instituciones reaccionen», alega.

En este sentido, el vicepresidente explica que la asociación se ha puesto varias veces a disposición de la Conselleria para elaborar nuevos protocolos y ofrecer charlas en los centros educativos. «Nunca obtuvimos respuesta. Solo podemos dar talleres en los centros privados porque el Govern no colabora», lamenta López.

Compartir el artículo

stats