Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

El PSIB evita hablar de saturación y se decanta por «gestionar el éxito»

El diputado nacional Pere Joan Pons insiste en que el turismo es «el sueño de la gente»

El diputado nacional Pere Joan Pons insiste en que el turismo es «el sueño de la gente» B.RAMON

Poco a poco van saliendo a la luz los posicionamientos claros sobre la masificación y la saturación turísticas en relación a Baleares. En el caso del PSIB, evitan hablar de ello y su diputado nacional, Pere Joan Pons, se decanta por el concepto «gestionar el éxito», porque «gestionar la globalización y el turismo es gestionar los sueños de la gente». El portavoz de los socialistas, Alfonso Rodríguez, ya dejó claro la semana pasada que no quieren menos turistas: igual o más.

Según apunta, las islas deben compararse con destinos como París, Nueva York o Londres, grandes capitales y polos económicos punteros, y destaca que la gestión del éxito supone «externalidades negativas y positivas». Pons explica que, al ser un «paraíso», Baleares debe hacer frente a problemas globales «que conocemos y que tenemos aquí»: «Un cóctel que pasa por la convivencia, la regulación, los límites, o también ser lugares de creación de felicidad y por tanto también de riqueza y desigualdad».

«No hay residentes buenos y malos turistas, y viceversa. Buenos y malos, nadie sobra, que por cierto es una expresión muy poco adecuada para el siglo XXI. En cambio, lo que debemos hacer es pensar colectivamente cómo la globalización convierte a Baleares en un epicentro de un nuevo modelo», añade.

El socialista ha recibido críticas tanto de ciudadanos como de dirigentes políticos. La vicepresidenta del Consell de Mallorca y líder de Podemos, Aurora Ribot, se muestra en desacuerdo porque «para mejorar la calidad de vida es necesario transformar nuestra forma de gestionar el turismo y es necesario plantear poner límites». Así, considera que el mensaje de éxito explicitado por Pons «esconde una posición poco responsable, ya no sólo con el futuro, sino también con el presente».

Por su parte, el portavoz de Més per Menorca en el Parlament, Josep Castells, critica la «visión onírica» de los beneficios de la globalización y el turismo en nuestras islas: «La gran diferencia entre nosotros y París, Londres o Nueva York es que estos destinos no son sólo potencias turísticas. Tienen industria, tecnología, poder financiero». 

Asimismo, destaca que estas grandes urbes son «faros culturales mundiales», mientras que Baleares está instalada en «un monocultivo turístico que nos empobrece y que derrocha y destruye nuestros recursos escasos».

Quien también se opone de forma directa contra el discurso de Pons es el diputado de Més per Mallorca, Joan Mas ‘Collet’, ya que «ni la globalización ni el turismo, tal y como los sufrimos a día de hoy, son buenas ni para el territorio ni para las personas». 

Además, el diputado ecosoberanista asevera que en ningún lugar del mundo ha sido un éxito y, hasta el momento, provoca un crecimiento de las diferencias sociales: «Hemos fracasado». Según explicita Mas, «si queremos mantener y mejorar el nivel y la calidad de vida de los residentes, es necesario girar sobre la forma de gestionar el turismo», por lo que exige que se pongan límites «ya» al crecimiento turístico.

Compartir el artículo

stats