Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares se prepara ante una subida de los precios en pleno ‘otoño caliente’

El Govern confía en la eficacia de la bonificación al transporte y el alargamiento de la temporada turística

Ciudadanos de Baleares y turistas paseando por las calles del centro de Palma. B.RAMON

Baleares está viviendo una temporada turística de récords tanto en llegadas como en gasto. Aún no hay datos concretos de lo que esto supondrá para los ciudadanos de las islas, pero existe el temor de que los beneficios no sean suficientes para hacer frente al ‘otoño caliente’ que se prevé en Europa, sobre todo por la subida del precio de la energía y los alimentos. Hay que tener en cuenta que esta se sitúa ya entorno al 10%, mientras que los salarios siguen estancados, por lo que los trabajadores han perdido poder adquisitivo y se enfrentan a las mismas necesidades pero con menos dinero.

Desde el Govern celebran los buenos datos económicos de esta temporada porque los dos últimos años han sido «demoledores» a raíz de la covid-19, que supuso un empobrecimiento de unas islas tan dependientes del turismo. Por ello, confían en que las últimas medidas que se han tomado tanto en Baleares como a nivel nacional sirvan como dique de contención ante la escalada de precios, que afecta directamente a los bolsillos de los ciudadanos. Medidas como la bonificación para el transporte público desde septiembre hasta diciembre, las ayudas al alquiler o la contención del precio de la energía por el auge de las renovables y la excepción ibérica son presentadas como «fundamentales» para atajar el problema económico de los hogares.

Existen dos elementos importantes para el Ejecutivo balear a partir de septiembre: el alargamiento de la temporada turística y la contención del gasto de las familias. Hoteleros, turoperadores y patronales han anunciado que las previsiones para septiembre avanzan que será uno de los mejores meses de la historia e, incluso, se podrían superar los datos de 2019. Baleares registró casi un 90 por ciento de ocupación hotelera en julio, lo que significó unas 10,5 millones de pernoctaciones. Esta misma semana, los hoteleros de Mallorca anunciaron que la ocupación para el próximo mes será del 70%, aunque se espera que sea aún mayor por las contrataciones de última hora.

El Govern se prepara para afrontar los últimos meses antes de las elecciones de 2023 que se celebran en mayo con un escenario imprevisible y, casi con total seguridad, de gran complejidad. Aunque tendrá 3.350 millones de euros del Gobierno, 677 más que en el año anterior, para elaborar sus presupuestos lo que supone un aumento del 25,3%. Se acercan meses de grandes anuncios.

Compartir el artículo

stats