Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La accidentada historia de la promoción turística en Baleares

El acuerdo del Consell de Mallorca con el Real Mallorca no ha sido el único patrocinio polémico a lo largo del tiempo - Actores, modelos, tenistas y equipos ciclistas fueron imagen para el archipiélago

6

La accidentada historia de la promoción turística en Baleares

El acuerdo millonario al que llegó el Consell de Mallorca para poder seguir bautizando al estadio del Real Mallorca como Visit Mallorca Estadi ha generado tal revuelo que se ha podido escuchar hablar de una «profunda crisis» dentro del Pacto. Una situación no es nueva y es que cuando se habla de la promoción turística de Balears, la polémica está servida.

Durante la presidencia de Jaume Matas se puso de moda el fomento del turismo con el paseo y presencia de rostros internacionales abanderándose de las Balears. El actor estadounidense y propietario de la emblemática possesió s’Estaca en Valldemossa, Michael Douglas se convirtió en ‘mecenas’ con la fundación del centro cultural Costa Nord, un proyecto que no salió como se esperaba. Sin embargo, pudo deshacerse de él con su venta al Govern balear por la cifra de 4,2 millones de euros.

 Una compra en la que el Ejecutivo no solo se hacía con el centro ubicado en la Serra de Tramuntana, sino con la imagen de la estrella de Hollywood en las ferias turísticas de Europa y actos en la isla. Así en julio del 2003, Douglas presentó su apoyo de la mano de su ex mujer Catherine Zeta-Jones a la candidatura de Palma como anfitriona de la Copa América 2007 de Vela: «Palma es el lugar idóneo para la celebración de esta Copa. Cuando estoy en Mallorca el entorno me da energía y apoyo todo lo relacionado con el mar». 

Patrocinio en ferias europeas

No fue el único. La icónica supermodelo, Claudia Schiffer, no dudo en patrocinar hasta en tres ocasiones, el torneo de golf Mallorca Classic tanto en la Bolsa Internacional de Turismo de Berlín como en el World Travel Market en Londres. El conseller de Turismo de ese momento, Joan Flaquer, defendió la elección por no costar «un euro» a la Conselleria y por la conexión de la alemana con Mallorca labrada durante las vacaciones de su infancia. Una justificación que no tardó en rebatir la oposición socialista recordando que el torneo en Pula Golf era subvencionado por el Govern con 4,6 millones de euros anuales. 

En 2006, la tenista Anna Kournikova fue la siguiente embajadora de las Baleares en ITB en la capital alemana. Las comparaciones con su predecesora no se pudieron evitar ni tampoco la necesidad del conseller Flaquer de dar explicaciones a las voces que criticaron la decisión de «no tener ninguna vinculación» al archipiélago y de no poseer ningún título individual en esos momentos. Asimismo, la Alternativa EU-EV criticó la falta de transparencia por no «hacer público el coste del contrato».

El verano de 2003, el equipo de ciclismo que para aquel entonces se denominaba Banesto, encontró en el Govern presidido por Matas un buen patrocinador que llegó a pagar 18 millones de euros. Una financiación pública que pretendía atraer a más turistas europeos, así los ciclistas corrieron sus rutas bajo la marca de Illes Balears durante tres temporadas. Una publicidad que también generó quejas entre los ciudadanos por no cumplir la promesa de «tener buena parte de componentes de procedencia isleña». Cuando el poder ejecutivo pasó a las manos del socialista Francesc Antich, el acuerdo no fue renovado. El asunto acabó en tribunales por la negativa de Antich a pagar los casi 600.000 que aún debía Matas al equipo.

Fue en 2008 cuando el conseller de Turismo, Miquel Nadal, recurrió al tenista mallorquín Rafael Nadal para poner en marcha una campaña turística durante 2009, 2010 y 2011por seis millones de euros. 

La última polémica tuvo lugar el año pasado, cuando Podemos criticó que el Govern utilizará fondos públicos de la ecotasa, concretamente 580.000 euros, para financiar la famosa gala de los 40 Principales en Palma.

Compartir el artículo

stats