Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Tenemos encima el cambio climático, ahora debemos revertirlo»

Los expertos recuerdan que el Mediterráneo es particularmente vulnerable al calentamiento

Joaquín Tintoré. DIARIO DE IBIZA

«Los científicos llevan años avisando sobre lo que provocaría este cambio en el clima, estos fenómenos que sufrimos son el resultado. Y también vemos los efectos. La posidonia, por ejemplo, comienza a verse afectada a partir de los 27 grados», subraya Joaquín Tintoré, director del Sistema de Observación y Predicción Costero de las Islas Balears (SOCIB). Cabe destacar que el pasado mes de junio la temperatura del agua en sa Dragonera batió un récord para ese mes: 29,46 grados.

La posidonia juega un papel clave en un mar saludable, al que confiere su característico color, y además es refugio para múltiples especies. «Quienes retiran los restos de la planta muerta de las playas para que estas parezcan más tropicales y gusten más a los turistas son unos irresponsables. Solo abren el camino a una mayor erosión de las playas», asegura Xavier Pastor, exdirector de Greenpeace España.

Sin embargo, esta especie no es lo único que se resiente frente a este bochornoso verano.

«La mezcla del agua de mar junto al dióxido de carbono produce un ácido carbónico que debilita la fortaleza de las conchas de los animales marítimos y dificulta su supervivencia», ejemplifica Pastor. «Además, el aumento de temperaturas dificulta la absorción del oxígeno por parte del mar, un problema para todo organismo marítimo que lo necesite para vivir», añade el vicepresidente.

Toda especie, marítima o terrestre, presenta un límite de temperaturas que puede soportar. Estas situaciones de constantes aumentos de temperatura, durante largos períodos de tiempo, pueden provocar «mortandades masivas» de fauna y flora. Por ello, aquellos organismos que puedan hacerlo, acabarán emigrando hacia lugares que presenten condiciones más favorables para vivir.

Frente al aumento de temperaturas cabe esperar que animales habituados a zonas tropicales ocupen el lugar y expulsen a la fauna endémica del Mediterráneo, asegura Pastor. Y esta sustitución no tendrá lugar de forma «sana».

Xavier Pastor. B. RAMON

¿Es reversible?

Ambos profesionales coinciden en que los efectos de estas temperaturas se verán con el paso de los años. Pero difieren en si esta situación tiene arreglo. Pastor defiende que incluso pisando el freno de manera inmediata «hemos llegado tarde» para evitar los efectos del cambio climático. No solo la subida de las temperaturas comenzará a ser más notable, sino que fenómenos como ciclones y la subida del nivel del mar se volverán más frecuentes, explica el oceanógrafo. En todo caso, aclara que la puesta en marcha de actuaciones inmediatas producirían un cambio favorable.

Tintoré, por su parte, considera que la situación todavía se puede revertir «Yo soy optimista porque el medio marino tiene una capacidad de recuperación fantástico», afirma el director del SOCIB. Sin embargo, añade que esto no debe tomarse como una excusa para no actuar.

Tintoré destaca que una medida que deben poner en marcha ya los políticos es establecer un «límite de carga» en las islas y por tanto restringir la población que puede acceder.

Compartir el artículo

stats