Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hoteles y restaurantes dan la espalda al cordero ecológico

Apaema busca hoteleros que compren 100 animales este agosto - La falta de compromiso del sector se mantiene en la temporada de la ley turística que obliga a apoyar a los productores locales

Miembros de Apaema, en la playa de s’Arenal, reclamando que los beneficios del turismo también lleguen a su actividad. | APAEMA

Los hoteleros y los restauradores dan la espalda al cordero ecológico también en la temporada en la que ha entrado en vigor la Ley de Turismo, por la que se debe tener en cuenta a los productores locales en el sector. Con el lema «¡Que se noten los 16 millones de turistas en la agricultura de Mallorca!» desde Apaema se interpela directamente a los empresarios para que muestren su compromiso con los productores porque los payeses ecológicos no perciben los beneficios que deberían reportar tal volumen de visitantes.

Así lo denunciaron ayer desde la Associació de la Producció Agrària Ecològica de Mallorca (Apaema), que ayer presentó una campaña, a través de su proyecto Me ecològic de Mallorca, para promocionar el consumo de esta carne. Buscan hoteles que estén dispuestos a comprar 100 corderos y restaurantes que quieran un lote de diez durante este mes de agosto.

Un grupo de ganaderos se trasladó a la playa de s’Arenal para presentar su iniciativa rodeados de turistas y parapetados entre siluetas de ovejas de tamaño real hechas de madera.

Los ganaderos ecológicos enfrentan una situación complicada, el consumo de carne de cordero cae un 15 % al año a nivel estatal y muchos de los corderos ecológicos criados en libertad a base de leche materna y pastos se acaban vendiendo como carne convencional, con las pérdidas que supone para estos productores, denuncia Xisco Llompart, miembro de la junta de Apaema y presidente de la Cooperativa de Agricultura Ecológica de Mallorca. Llompart lamenta la falta de compromiso de los hoteleros y restauradores de la isla con su actividad, exceptuando a la cadena Garden Hotels, la única que les apoya, que ha convertido en su sello de identidad su apuesta por los productores locales. Desde 2015 el grupo que lidera Gabriel Llobera ha adquirido tres toneladas de cordero ecológico al año, lo que supone más de 2.500 animales en ocho años, además de que ha adaptado sus menús para aprovechar los corderos al completo.

Por contra, en general, los empresarios ligados al sector turístico optan por adquirir productos de la península, «a un precio que no podemos competir», critica Llompart, que a eso achaca que no se apoye la producción ecológica mallorquina y no lleguen a cerrar acuerdos con otras cadenas hoteleras.

«¡Que se noten los 16 millones de turistas en la agricultura de Mallorca!», reclaman con su iniciativa

decoration

Tampoco se han recuperado las ventas con restaurantes que en otras temporadas sí compraban cordero ecológico, a pesar de que los ganaderos creían que este sería un buen verano también para ellos. Todo lo contrario, es en estos meses cuando llegan millones de turistas a los que hay que alimentar cada día cuando las ventas de este sector «caen en picado».

Gracias a la actividad agraria y ganadera Mallorca ofrece un paisaje rural que se explota como atractivo turístico. Apaema

Los ganaderos ecológicos recuerdan que gracias a la actividad agraria y la ganadería extensiva Mallorca ofrece un paisaje rural que se vende como atractivo turístico y para su existencia es necesario el apoyo de la sociedad. Por ello, defienden que los hoteles y restaurantes, como grandes consumidores, deberían ser los primeros en apoyar el producto local para beneficio de las islas.

Llompart remarca que en la nueva ley turística —que obliga a incluir un 3 % de productos locales en los establecimientos—, como ya denunció en el Parlament el día de su aprobación, no se menciona a la agricultura y ganadería ecológica, la cual está certificada, pero sí al producto local, que no está respaldado por ningún aval.

En los últimos veinte años han desaparecido casi 40.000 cabeza de ganadería ovina en Baleares y con el apoyo del sector turístico los ganaderos podrían triplicar su producción ecológica actual.

Compartir el artículo

stats