Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Cladera ocultó el acuerdo con el Real Mallorca a los socios durante semanas y avisó antes al PP

El contrato publicitario entre el Consell y el Real Mallorca se aprueba con el voto a favor del PSOE, PP, Cs, El Pi y Vox - El conseller Andreu Serra comunicó la decisión a los ‘populares’ mientras que Més y Podemos fueron informados por carta

Jaume Alzamora y Aurora Ribot, líderes de Més per Mallorca y Podemos en el Consell, en una fotografía de archivo.

La crisis en el Pacto del Consell de Mallorca es aún más profunda de lo que parecía. La presidenta socialista, Catalina Cladera, y su conseller insular de Turismo y Deporte, Andreu Serra, ocultaron durante semanas las negociaciones y el acuerdo al que habían llegado con el Real Mallorca por el que se comprometían a abonar a la entidad mallorquinista 1.815.000 euros, cantidad que será aportada en dos plazos y en la que también colaborará el Govern de les Illes Balears y el Ajuntament de Palma. 

La votación definitiva tuvo lugar ayer en la reunión del Patronato de la Fundación Mallorca Turismo y contó con los apoyos del PSIB-PSOE, Partido Popular, El Pi, Cs y Vox, mientras que Més per Mallorca, Podemos y el Grupo Mixto votaron en contra. Además, Serra comunicó a los ‘populares’ el anuncio antes que a los socios, tal y como reconocen desde el partido.

La sensación dentro de Més per Mallorca y Podemos es de «traición y decepción» porque esta medida va «totalmente en contra» del modelo turístico que llevan planteando desde hace años. Fuentes de ambos partidos reconocen que los socialistas no consensuaron «en ningún momento» la decisión y recuerdan que sería «imposible» defender una decisión así ante sus votantes: «Hemos aprendido de los errores, y este es uno muy grande que no nos podíamos permitir». La unilateralidad del asunto ha sentado peor de lo esperado pese a que entraba «dentro de las posibilidades a las que nos tienen acostumbrados», pero confiesan que el error cometido hace apenas unos meses con la adjudicación de 600.000 euros del Impuesto de Turismo Sostenible para los conciertos de Los 40 supuso «un cambio» en lo político.

Desde Podemos relatan que hace más de 3 años que acordaron trabajar para conseguir un modelo económico más sostenible y más desestacionalizado, por lo que la propuesta del convenio «no se justifica en ninguna de las dos direcciones». En este sentido, rechazan de facto que se intente justificar el acuerdo en estos términos: «Este verano estamos viviendo una situación de masificación en Mallorca. En estos años de gobierno estamos desarrollando un plan para hacer mejor la Mallorca del futuro y, pese a las diferencias entre los tres partidos del Pacto, estamos muy satisfechas. Por eso nos sorprende que el Partido Socialista haya decidido salirse de esta dinámica y alejarse de los acuerdos que firmamos».

Asimismo, lamentan que los socialistas optaran por el voto de los partidos de la derecha porque es «una buena prueba» de que debían tomar otro camino: «Tanto la derecha como la extrema derecha son responsables del modelo turístico insostenible que tenemos, y consideramos que no son buenos compañeros de viaje».

El conseller de Promoción Económica y secretario general de Més per Mallorca, Jaume Alzamora, afirma que el convenio es incompatible con las decisiones que se han tomado de reducir las plazas turísticas o limitar la llegada de vehículos de alquiler a la isla, y plantea que estos importantes recursos deberían ir destinados a «segmentos concretos, con públicos objetivos concretos, alejados del modelo de masificación».

Compartir el artículo

stats